Compartir

LA VALETA, 23 (Reuters/EP)

Un imán y un obispo han concelebrado este jueves en La Valeta, la capital de Malta un funeral por los 24 inmigrantes cuyos cuerpos se han recuperado del trágico naufragio registrado el domingo en aguas próximas a Libia.

Los cadáveres de estos 24 inmigrantes son los únicos que han sido recuperados hasta el momento y llegaron a bordo del buque italiano 'Gregoretti' a Malta este lunes. Los 28 supervivientes del vuelco del pesquero fueron llevados a Italia.

La mayoría de los inmigrantes que iban en el pesquero no han sido encontrados y se teme que estén en el interior del casco, que tampoco ha sido hallado. El capitán del barco ha sido arrestado por las autoridades italianas, acusado de homicidio, tráfico de personas y de provocar un naufragio.

El funeral se ha celebrado este jueves en una enorme tienda de campaña situada frente a la morgue del hospital Mater Dei en la capital de Malta, La Valeta.

La presidenta maltesa, Marie-Louise Coleiro Preca, el primer ministro del país, Joseph Muscat, el comisario europeo de Inmigración y ministros de Italia y de Grecia han asistido a la ceremonia funeraria por los 24 inmigrantes no identificados, incluidos cuatro adolescentes. Los féretros han sido llevados a hombros por los militares en el recinto, en el que están alineadas las coronas de flores enviadas por malteses a la morgue.

El imán Mohamed El Sadi ha agradecido a las autoridades maltesas e italianas por haber intentado salvar a los inmigrantes. Lo que ha ocurrido, ha subrayado, debe agitar las conciencias sobre las dificultades que afrontan los migrantes.

Por su parte, el obispo Mario Grech ha pedido que la acción humanitaria se base en el amor, en lugar del derecho. “Podemos intentar leer las leyes como los abogados pero no es suficiente. El camino del derecho y el camino de la justicia deberían abrirse al camino del amor”, ha afirmado. Los cuerpos de los inmigrantes han sido trasladados al término de la ceremonia para ser enterrados en el cementerio de Addolorata.

Este miércoles se celebró una primera ceremonia fúnebre en la morgue, donde reposaban las decenas de corones de flores en recuerdo de los fallecidos enviadas por ciudadanos malteses. “Salimos al mar con la esperanza de salvar a tantas personas como pudiéramos. Desafortunadamente, no llegamos a tiempo para salvar a los inmigrantes”, afirmó visiblemente conmovido el teniente coronel de la Marina maltesa Mark Merceica, en el memorial del miércoles. “Esperamos de verdad llegar a tiempo”, concluyó.