Compartir

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El seminarista de Madrid Javier Calderón, de la Renovación Carismática Católica, ha asegurado que seguir la vocación religiosa “no es algo extraterrestre” ni tampoco un “heroísmo” sino “algo completamente posible”.

Así lo ha asegurado este miércoles durante la presentación de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas que se celebran el próximo domingo 26 de abril bajo el lema ¡Qué bueno caminar contigo! La presentación ha tenido lugar en la sede de Obras Misionales Pontificias.

El seminarista Javier Calderón ha admitido que los religiosos y sacerdotes son “minoría” pero ha advertido también de que a veces se da “una imagen falsa” de las vocaciones porque “lo religioso se relega a lo privado” por “los medios, las instituciones, las leyes”. Por ello, ha pedido “espacio público” para lo religioso.

Por su parte, la futura monja Montse Chías, juniora de las Esclavas del Sagrado Corazón, ha asegurado que ellos no son “héroes ni mucho menos” y ha sugerido “quitar los tópicos” y ese “halo de misterio que rodea a la vida consagrada”. Concretamente, ha contado que ella tenía una vida normal, era profesora de Educación Física, se había independizado, salía con un chico y ser religiosa no entraba en sus planes.

La joven pensaba que tenía “todas las decisiones” de su vida “tomadas” pero un día la enviaron a un colegio en una zona deprimida de Cádiz y explica que se le “cayeron muchos esquemas” y empezó a plantearse por qué tenía una fe.

Javier Calderón también era profesor, en su caso de Inglés, y aunque siempre había estado involucrado en las actividades de su parroquia, no pensaba en ser sacerdote. Además, cuenta que, tras la carrera atravesó una “crisis personal”. Sin embargo, en 2004, unos jóvenes de la Renovación Carismática le invitaron a hacer el Camino de Santiago y experimentó “un cambio radical”.

Tras esta experiencia ya recibió una “llamada” a la vida religiosa pero no fue hasta seis años después que se “rindió” a ella. Este joven no cree que el problema sea que hay “menos vocaciones” sino que existe una “falta de respuesta a la vocación” porque hay “mucho ruido”.

También ha aclarado que la vocación no es solo al sacerdocio o la vida religiosa sino, por ejemplo, al matrimonio. Precisamente, ha indicado que las familias cristianas que educan a sus hijos según sus convicciones sí que son “héroes” en un momento en que son “perseguidos y aplastados”.

PERSECUCIÓN A CRISTIANOS

Por otro lado, con motivo de la Jornada de las Vocaciones Nativas, el sacerdote Yiva Arulandu, de la Congregación de Misioneros del Verbo Divino, ha contado lo diferente que es seguir la vocación en España en comparación con su país de origen, la India, con menos de un 2% de católicos.

El sacerdote cuenta que en el norte de la India ha habido y sigue existiendo “mucha persecución” a los cristianos pero confía en que la fe saldrá “reforzada”. También Benjamine, religiosa de las Misioneras Combonianas, originaria de Chad, lamenta que en el norte de su país, los más fanáticos consideran “perros” a los cristianos.

Benjamine, que desde los 10 años ya sabía que quería ser monja, cuenta que al llegar a España pensaba que se encontraría un país donde “todos eran cristianos” y se encontró con que en algunos ámbitos se sentía “reservada” para hablar de su fe, por ejemplo, en la Universidad.

CASI 1,5 MILLONES DE SACERDOTES, RELIGIOSOS Y SEMINARISTAS

En el mundo hay 5.133 obispos; 414.313 sacerdotes (uno por cada 16.951 habitantes); 757.843 religiosos y religiosas; y 222.754 seminaristas. En total, casi 1,5 millones de personas que dedican su vida a la Iglesia, según el Anuario Estadístico de la Iglesia 2011.

La Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones fue instituida por el Papa Pablo VI en 1964 y se celebra anualmente el IV Domingo de Pascua y la Jornada de Vocaciones Nativas está dedicada a la oración y la cooperación económica con los jóvenes que son llamados a la vocación sacerdotal o religiosa en los territorios de misión.

Con motivo de estas jornadas que coinciden este año, la Conferencia Episcopal Española (CEE), la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) y las Obras Misionales Pontificias (OMP) han organizado actos conjuntos protagonizados por personas consagradas de España y nativas.