Compartir

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Un nuevo enfoque que permite tomar imágenes en tiempo real de la respuesta del sistema inmune a la presencia de tumores, sin la necesidad de extracciones de sangre o biopsias invasivas, ofrece un gran avance potencial tanto en el diagnóstico como en la capacidad para controlar la eficacia de las terapias del cáncer.

El método, desarrollado por el laboratoriode Hidde Ploegh, del Instituto Whitehead, en Estados Unidos, y publicados en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', aprovecha el poder de imágenes de tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés), que normalmente se utiliza para controlar el metabolismo del cáncer, para identificar las áreas de la actividad celular inmune asociadas con la inflamación o el desarrollo de tumores.

“Cada inmunólogo experimental quiere controlar una respuesta inmune en curso, pero ¿cuáles son las opciones? -se pregunta Ploegh retóricamente–. Uno puede mirar la sangre, pero la sangre es un vehículo de transporte de las células inmunes y no es donde se producen las respuestas inmunes. Las biopsias quirúrgicas son invasivas y no aleatorias, por lo que, por ejemplo, una aspiración con aguja fina de un tumor podía perder una característica significativa de esta enfermedad”.

En busca de un mejor enfoque, Ploegh hizo uso de dos herramientas de investigación que se han convertido en básicas en su laboratorio en los últimos años. Los primeros se aprovecha de los llamados anticuerpos de un solo dominio, conocidos como VHH, derivados de los pesados anticuerpos de cadena única realizados por los sistemas inmunitarios de los animales de la familia de los camélidos. El laboratorio de Ploegh inmunizó alpacas, el camélido que eligió, para generar VHHs específicas en las células inmunes de su interés.

La segunda herramienta, conocida como 'sortagging', etiqueta los VHHs en una manera específica en el sitio para permitir el seguimiento del VHH y sus objetivos en un animal vivo. Sabiendo que el tejido alrededor de los tumores a menudo contiene células inmunes como neutrófilos y macrófagos, Ploegh y los miembros de su laboratorio tenían la hipótesis de que los VHHs debidamente etiquetados podrían permitirles localizar puntos tumorales mediante la búsqueda de las células inmunes asociadas al tumor.

Ploegh señala que el tamaño extremadamente pequeño, de aproximadamente una décima parte la de los anticuerpos convencionales, de los VHH es probablemente responsable de su mayor penetración en el tejido y, por lo tanto, los hace especialmente adecuados para este uso.

Para la investigación actual, el laboratorio generó VHH que reconocen las células inmunes de ratón y, a continuación, etiquetó esos VHH con radioisótopos y los inyectó en ratones portadores de tumores. La subsiguiente formación de imágenes PET detectó la ubicación de las células inmunes alrededor del tumor con rapidez y precisión.

“Hemos sido capaces de tener imágenes de tumores tan pequeños como de un milímetro de tamaño y en tan sólo unos días desde que empezaron a crecer”, dice Mohammad Rashidian, investigador postdoctoral en el laboratorio de Ploegh. “Estamos muy entusiasmados con esto porque es un enfoque poderoso para recoger inflamación en y alrededor del tumor”, agrega.

Rashidian y Ploegh creen que con un mayor refinamiento, el método podría emplearse monitorizar la respuesta y tal vez modificar la inmunoterapia del cáncer, que, aunque bastante prometedora, hasta ahora ha tenido un gran éxito en algunos casos, pero ha fracasado en otros.

“Para tener éxito con la inmunoterapia, necesitamos más información sobre el microambiente del tumor –subraya Rashidian–. Con este método, tal vez podría comenzar la inmunoterapia y, luego, unas semanas más tarde, la imagen con VHH para averiguar el progreso y el éxito del tratamiento”.

“La PET debería permitir una mirada mucho más amplia de todo el tumor en su entorno. Entonces podemos preguntarnos si el tumor ha crecido, si ha invadido las células inmunes o qué ha pasado con el tumor. Y ser capaces de ver todo esto sin entrar de manera invasiva es un logro significativo”, concluye Ploegh.