Compartir

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Parlamentarios de PP, PSOE y UPyD se han reunido este martes en el Congreso con el opositor venezolano Julio Montoya, diputado del partido Primero Justicia, y quien viene denunciando la asesoría que dirigentes de Podemos han prestado a los Gobiernos de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, después hasta el año 2014, meses después del registro de Podemos como partido.

Montoya ha entregado a la diputada 'popular' Cayetana Alvarez de Toledo, a su compañero en el Senado Dionisio García-Carnero, al socialista Juan Moscoso una serie de documentos elaborados, según afirma, por la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), vinculada en el pasado y en la actualidad a miembros de Podemos.

Unos documentos que se elaboraron hasta el año 2014, meses después de que Podemos se registrara como partido. En declaraciones a los medios de comunicación, Montoya ha denunciado que algunas de las recomendaciones que CEPS elaboró para el chavismo sirvieron para “justificar la cárcel de muchos dirigentes de la oposición”.

No obstante, Montoya ha precisado que él no pretende inmiscuirse en asuntos internos españoles, a los que compete exclusivamente investigar si procede la relación del chavismo con esa fundación. En su país, él ha pedido una investigación a la Fiscalía por esos contratos, al sospechar que se cerraron por unos precios excesivamente elevados y sin que se abriera el preceptivo concurso público.

No quiere hacer, dice, como el dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero, que “iba a programas de la televisión estatal donde hacía opinión política sobre la oposición venezolana”.

Pero la presencia de Montoya busca fundamentalmente recabar colaboración en la investigación abierta en torno a las cuentas encontradas en el Banco de Madrid y en el Banco de Andorra y cuatro exaltos cargos de Chávez por valor de 4.200 millones de dólares, mientras los venezolanos sufren el desasbatecimiento de productos básicos.

Montoya también busca información sobre las presuntas comisiones pagadas por empresas españolas como Duro Felguera al Gobierno venezolano en forma de comisiones por la licitación de obras.

En un comunicado tras el encuentro, el diputado Moscoso ha expresado su “preocupación” por la deriva de la situación en Venezuela, “impropia de un estado” democrático, y ha reiterado la disposición del Partido Socialista para recibir y escuchar a los líderes de la oposición venezolana.