Compartir

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) distribuirá durante los próximos días alimentos para unos 105.000 desplazados en la localidad de Adén, en el sur de Yemen, uno de los puntos más afectados por los combates entre los milicianos huthis y las fuerzas leales al presidente del país, Abdo Rabbu Mansur Hadi.

“Pedimos a todos los bandos que combaten en el conflicto que nos permitan rellenar los almacenes de alimentos y combustible para salvar vidas”, ha afirmado la directora del PAM en Yemen, Purnima Kashyap.

El PAM ha asegurado que las dos últimas semanas de combates han dejado a muchos yemeníes hambrientos y atrapados en sus ciudades y pueblos con las reservas de alimentos en su punto más bajo. “Hay además una importante escasez de combustible, especialmente en Adén y en otras zonas de la capital, Saná. La situación es particularmente preocupante porque casi la mitad de la población de Yemen sufre inseguridad alimentaria.

“Hemos preposicionado alimentos en los últimos días antes de que los combates se retomaran pero estamos intentando llegar a las personas por el deterioro de la situación de la seguridad”, ha explicado Kashyap. Un estudio integral sobre seguridad alimentaria elaborado por el PAM en 2014 advirtió de que unos 10,6 millones de personas, lo que supone el 41 por ciento de la población, padecen inseguridad alimentaria.

De ese total de personas, unos cinco millones padecen una grave inseguridad alimentaria, según esa encuesta. El PAM estima que, debido a los combates de los últimos meses, “más de doce millones de yemeníes sufren en la actualidad seguridad alimentaria”.

Tras recordar que Yemen importa “casi el 90 por ciento de sus productos básicos del extranjero”, el PAM ha asegurado que está “extremadamente preocupado” porque los comerciantes no pueden importar alimentos ni transportarlos dentro del país, lo que provocará más dificultades para alimentarse a las familias, “especialmente a aquellas pobres y más vulnerables.

En este sentido, la agencia de la ONU ha afirmado que, en “la mayoría de las zonas afectadas por el conflicto”, “las tiendas y los mercados de alimentos están cerrados y el suministro de alimentos y otros productos básicos ha quedado gravemente interrumpido”.

El PAM ha explicado que, en los últimos días, ha entregado ayuda humanitaria para cubrir en abril y mayo las necesidades de 16.000 refugiados, principalmente somalíes, en el campo de Jaraz, a unos 136 kilómetros de Adén.