Compartir

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

En un nuevo estudio de asociación del genoma completo, un equipo internacional liderado por neurocientíficos de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC), en Estados Unidos, ha encontrado evidencia de que algunas personas pueden ser genéticamente más susceptibles a la pérdida de audición inducida por el ruido que otras.

La pérdida de audición inducida por el ruido es una de las enfermedades relacionadas con el trabajo más comunes en Estados Unidos, según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional estadounidense. Las tropas de las Fuerzas Armadas tienen alto riesgo de sufrirla y este trastorno se encuentra entre las discapacidades más comunes entre los militares que reciben compensación por incapacidad, según informó en 2013 el Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos.

“Entender los procesos biológicos que afectan a la susceptibilidad a la pérdida de la audición por la exposición al ruido fuerte es un factor importante para reducir el riesgo”, afirma el otólogo y profesor de Otorrinolaringología y Neurocirugía de USC Rick A. Friedman, principal autor del estudio. “Hemos hecho grandes avances en la restauración de la audición, pero nada se puede comparar con la protección del oído y la prevención de la pérdida de audición”, apostilla.

En el estudio de la USC, realizado en el Instituto de Neurogenética Zilkha y publicado este jueves en 'Plos Genetics', el equipo de Friedman identificó el gen Nox3, que se expresa casi exclusivamente en el oído interno, como un gen clave para la susceptibilidad a la pérdida de audición inducida por el ruido.