Compartir

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El grupo interparlamentario de la Bicicleta en el Congreso, conformado por representantes de todas las formaciones políticas con representación parlamentaria, ha acordado la presentación de una proposición no de ley, con el acuerdo de las entidades del sector, en favor del impulso y apoyo a la bicicleta como una alternativa de transporte a consolidar en el marco de las políticas de Movilidad Sostenible.

La iniciativa, a la que ha tenido acceso Europa Press, se debatirá próximamente en la Comisión de Seguridad Vial, y previsiblemente antes de las elecciones de mayo, según confirmaron a Europa Press en fuentes parlamentarias.

Así, los diputados proponen que se considere la bicicleta “como un medio de transporte que debe favorecer e integrar en sus políticas de movilidad y seguridad vial, teniendo en cuenta la transversalidad competencial, para incrementar su uso en España en las mejores condiciones”.

A su vez, promueven la elaboración de un 'Plan Nacional de la Bicicleta' que contemple iniciativas normativas, actuaciones programáticas sectoriales, coordinación interadministrativa y recomendaciones que sirvan, en conjunto, para promover el uso habitual de la bici como una alternativa de movilidad dentro de una política de transporte integral y sostenible.

Igualmente, plantea trabajar y concienciar en los distintos ámbitos de la sociedad, como es en el seno de las administraciones públicas, organizaciones sociales y económicas, partidos políticos y operadores de transporte, para que se formalicen compromisos programáticos en favor de la bicicleta.

VIABLE PARA EVITAR SATURACIONES DE TRÁFICO

Según defienden en la argumentación de la iniciativa, estimular el ciclismo urbano y metropolitano es una medida efectiva y ecológica de movilidad sostenible para dar respuesta a muchas necesidades de desplazamiento, resolviendo al mismo tiempo distintos problemas de saturación de tráfico de vehículos motorizados y medioambientales, a la vez que se puede lograr un ahorro importante en gasto sanitario.

“La bicicleta es un medio de transporte flexible para la movilidad en espacios urbanos e interurbanos, así como para la práctica deportiva, el ocio y el turismo. No contamina, es silenciosa, rápida en pequeñas y medianas distancias, no ocupa mucho sitio, económica, fácil de usar y beneficiosa para la salud, la mejora de la calidad ambiental y la creación de empleo”, defienden los parlamentarios.

No en vano, destacan que más de mil millones de personas optan por utilizarla en sus desplazamientos cotidianos, siendo en consecuencia el vehículo “más empleado” por la Humanidad.

Por todo ello, defiende que, desde amplios sectores sociales e institucionales, se considera “preciso” apostar por una nueva lógica de funcionamiento en el ámbito de las políticas de ordenación territoriales, del modelo de ciudad y de la movilidad general, que cuestione a través de intervenciones tangibles la hegemonía del automóvil.

Además, consideran que la bicicleta ha de estar combinada y resultar accesible con los sistemas de transporte público, dado el alto potencial existente en España sobre este asunto.

En su opinión, es importante también regular la tipología de las vías ciclistas, extender las zonas 30 de velocidad máxima para los vehículos en determinadas arterias de las ciudades y activar los registros de bicicletas.