Compartir

OVIEDO, 16 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita la condena de dos años de prisión para un conductor acusado de circular a lo largo de 11 kilómetros en sentido contrario por la A-66, provocando dos accidentes. La vista oral está señalada para este viernes, 17 de abril de 2015, en el Juzgado de lo Penal número dos de Oviedo, a las 10.00 horas, según ha informado la Fiscalía.

Según el Ministerio Público, sobre las 09.32 horas del 7 de Junio de 2012, el acusado, nacido en 1969 y que conducía un vehículo Audi A4, se incorporó a la circulación de la autovía A-66 (Serín-Campomanes) desde la estación de servicio de Robledo, aunque lo hizo en sentido contrario, rebasando la señal vertical de prohibición y a pesar de las advertencias continuas, mediante señales acústicas y luminosas, que le realizaban los demás conductores.

Ya en la autovía A-66, que en ese momento tenía gran densidad de tráfico, el acusado circuló, a gran velocidad y en sentido contrario al estipulado, unos 11 kilómetros, dando lugar a que el resto de los conductores de otros vehículos que circulaban correctamente tuvieran que esquivarlo para evitar una colisión, realizando maniobras bruscas de giro a la derecha.

Una de las conductoras con las que se cruzó sufrió a consecuencia de los hechos un cuadro profundo de ansiedad, que tuvo de ser tratado médicamente. La mujer renunció a la indemnización que pudiera corresponderle.

A la altura del punto kilométrico 29,800, otro conductor, al cruzarse con el vehículo conducido por el acusado, efectuó un giro a la derecha para evitar la colisión frontal, chocando contra la barrera metálica de protección del margen derecho de la vía. El hombre renunció a cualquier indemnización.

La valla metálica sufrió desperfectos no apreciables, por lo que la Abogacía del Estado renunció asimismo a cualquier compensación económica. Seguidamente, a la altura del punto kilométrico 30,300, a la salida del túnel de La Bolgachina, en un tramo curvo de menor visibilidad, un tercer conductor no pudo efectuar ninguna maniobra evasiva y chocó frontalmente con el coche del acusado. El hombre sufrió lesiones de las que tardó en curar 89 días y de las que le quedaron como secuelas tres cicatrices en el tobillo derecho.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de conducción temeraria y de dos delitos de lesiones por imprudencia grave. Y solicita que se condene al acusado a dos años de prisión, privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante cuatro años, abono de las costas procesales y el pago de las correspondientes indemnizaciones a los perjudicados que no renunciaron a ellas previamente.