Compartir

AKHISAR (TURQUÍA), 13 (Reuters/EP)

Cientos de familiares y mineros se han manifestado este lunes ante el tribunal de Akhisar en la primera jornada del juicio por la muerte de 301 mineros en una explotación de carbón de Soma el pasado mes de mayo. Los disturbios han obligado al juez a aplazar hasta el miércoles.

Los manifestantes han marchado por Akhisar, localidad situada a unos 40 kilómetros de Soma, para exigir duros castigos para los responsables del incidente. Algunos de ellos portaban cascos de minero pintados de negro y con los nombres de los fallecidos.

“No es un accidente, sino asesinatos”, rezaba una de las pancartas de los manifestantes, que han criticado la decisión de las autoridades de que los acusados, ocho, no comparecieran ante el tribunal por motivos de seguridad.

Una docena de policías entró en la sala del juicio para informar de la manifestación y el juez ordenó una suspensión momentánea que más tarde se convirtió en definitiva. Además, ha pedido la comparecen

“Traed aquí a los asesinos y que nos miren a los ojos”, gritó uno de los familiares de las víctimas durante la sesión, antes de su suspensión.

El incendio declarado en la mina provocó una nube de monóxido de carbono que resultó mortal para los trabajadores. Hasta 45 cargos de la empresa, incluido su presidente, están imputados por cargos que van del “asesinato” a “homicidio negligente”.