Compartir

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El periodista Fernando Navarro publica 'Martha. Música para el recuerdo' (66rpm Edicions), su primera novela de ficción, en la que relata momentos de fricción y crisis, cuando la pasión y los sueños pesan lo mismo que la seguridad y la rutina, y algo tan liviano como una canción puede decantarlo todo.

En ambos extremos, Navarro coloca a la música, la de ayer y la de hoy, el mundo laboral, el periodismo, y sobre todo, el amor, el que se vive a los 20 años y el que se vive algo después.

Navarro, encargado del área de música de 'El País', carga todo ello en la espalda de Javi, periodista musical, el protagonista de una historia que nace en el pueblo Hoyo de Manzanares, cuando conoce a Marta, crece verano tras verano allí y muere cuando ella sufre un accidente de tráfico.

Pero no todo lo que muere acaba, y este suceso entra en juego para desequilibrar el fino equilibrio de Javi, quien se aferra a las canciones como un superhéroe (de barrio) a su capa. Tampoco todo querer es una forma de amar, quizás también por eso hay un libro que escribir.

LA MÚSICA, EL TELÓN DE FONDO.

A lo largo de las páginas, en las que la tensión se maneja con gran maestría, pese a puntuales momentos de redundancia, Javi irá poco a poco ampliando su mundo musical, buscando en cada momento aquellas voces que mejor relatan su propia vida y acompañándose de ellas como de fieles escuderos.

En fin, Navarro se sirve de ese lugar común que son las canciones de la juventud, en las que se impregnan para todos y para siempre los mejores o peores años, para construir una historia única, como la de cada uno.

Sus nombres son Bruce Springsteen, Los Rodríguez, Burning, Bob Dylan, Van Morrison, Nirvana, Antonio Vega o Tom Waits, cuya canción 'Martha' sirve de excusa para poner la carga y detonar la narración.

Así, las páginas de 'Martha' trasladan a ratos a una de esas historias del 'Boss' en las que el protagonista invita a la chica a escapar de un pueblo de perdedores, o a la desesperada visión de un Kurt Cobain que se suicida al no ser capaz de emocionarse con nada.

SOBRE EL PERIODISMO Y LA INDUSTRIA MUSICAL

Y si el protagonista vive en sus carnes el proceso del apego y el desengaño, también dirigido a padres o amigos, por igual lo vive en el presente, como periodista musical, ante un oficio que en ocasiones busca la forma más rápida de ganar lectores, lejos de los reportajes de antes, con el menor coste laboral posible.

De la misma manera, las nuevas tecnologías han cambiado el casete o el vinilo, la escucha pausada de un disco repetidas veces, por una escucha acelerada de decenas de discos en un mismo día. Otra vez, evolucionar tiene un poco de costumbre y de rueda sin fin.

Sin embargo, no todo es tristeza ni frustración. Navarro sabe entresacar moralejas y todo lo bueno que trae ese proceso de maduración, pues como señala, hasta en las circunstancias más adversas hay posibilidad de elección.