Compartir

Todos tienen denuncias por agresión y coacciones a vigilantes de cofradías y a otros mariscadores

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 (EUROPA PRESS)

Los cuatro detenidos pendientes de pasar a disposición judicial tras ser arrestados junto a otras ocho personas en la segunda fase de la denominada 'Operación Vipe' contra el furtivismo en las localidades coruñesas de Boiro y Noia han sido trasladados en la mañana de este jueves al Juzgado mixto Número 2 de Ribeira para pasar a disposición judicial.

Así lo ha indicado a Europa Press fuentes próximas a la investigación, que lleva el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), que han señalado que los cuatro últimos detenidos pendientes de pasar a disposición del juzgado instructor, tres hombres y una mujer, han sido llevados para comparecer en sede judicial, previsiblemente durante la mañana.

Las mismas fuentes han comentado que este jueves pasarán a disposición judicial tres hombres vecinos de Noia y una mujer de Boiro. Todos ellos, como el resto de detenidos, cuentan con antecedentes por denuncias por agresión y coacciones a vigilantes de cofradías y a otros mariscadores.

El miércoles pasaron seis personas a disposición judicial, todos ellos varones vecinos de Boiro, tras haber quedado en libertad previamente dos mujeres -una de Noia y otra de Boiro-. Para estos seis el juzgado decretó libertad con la obligación de comparecer cada mes, imputados por un delito de apropiación indebida.

Según fuentes de la investigación, a estos detenidos se les imputan delitos de actividades relacionadas con el furtivismo, como a los arrestados el pasado mes de marzo en el inicio de la 'Operación Vipe'. El operativo sigue abierto y no descartan nuevos arrestos.

IMPUTADOS

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil detuvieron el martes a doce personas, nueve hombres y tres mujeres, ocho de ellas vecinas de Boiro y cuatro de Noia, en la segunda fase del operativo en el que había sido arrestado en marzo el expatrón de Cabo de Cruz.

En la segunda fase de la denominada 'Operación Vipe' han sido arrestadas doce personas en los municipios coruñeses de Boiro y Noia. Estos nuevos arrestos corresponden a personas organizadas que realizaban actividades relacionadas con el furtivismo en Cabo de Cruz, en Boiro.

El pasado mes de marzo habían sido detenidos el expatrón mayor de Cabo de Cruz Carmelo Vidal y la exvicepatrona mayor y expresidenta de la agrupación de mariscadoras, Ermitas P., que han sido imputados por estafa, apropiación indebida y falsedad documental, tras declarar durante horas en el Juzgado mixto número 2 de Ribeira, que instruye la causa.

El juez decreto libertad con obligación de comparecer cada mes para estas dos personas detenidas en el marco del operativo llevado a cabo en marzo en la cofradía de Cabo de Cruz, en Boiro, tras pasar a disposición judicial.

En concreto, el pasado mes de marzo se desarrolló un amplio dispositivo en Boiro en el que, además del expatrón mayor y la expresidenta de la agrupación de mariscadoras, fueron detenidos la secretaria del pósito y un trabajador de una gestoría que tuvo una relación habitual con la entidad, a la que asesoraba y llevaba la contabilidad. Estos dos últimos quedaron en libertad tras declarar en sede policial.

El Juzgado Mixto número 2 de Ribeira es el que instruye esta causa, por la que en marzo se realizaron cinco registros y se procedió a realizar esas primeras cuatro detenciones.

DENUNCIA

Carmelo Vidal y Ermitas P. decidieron no presentarse a las últimas elecciones a las cofradías, celebradas al inicio del verano pasado, después de una larga trayectoria que lo tuvo a él al frente de la entidad durante 23 años.

En 2013, la Fiscalía denunció por malversación a directivos del pósito de Cabo de Cruz después de que mariscadores críticos con su gestión le enviasen escritos en los que denunciaban supuestas irregularidades económicas.