Compartir

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El Consejo General de Enfermería ha anunciado la ruptura de relaciones institucionales y su intención de emprender acciones judiciales contra el Consejo General de Colegios Médicos por “humillar” e “insultar” a toda la profesión enfermera al cuestionar su uso, indicación y autorización de medicamentos, lo que se conoce comúnmente como prescripción enfermera, y alertar de los posibles “riesgos” que puede provocar en los pacientes.

“Estamos ante afirmaciones propias de 'hoolingans' o talibanes, no de una corporación de derecho público”, según ha criticado el presidente de esta institución, Máximo González Jurado, en respuesta a un comunicado publicado por los médicos la semana pasada después de que las comunidades autónomas dieran su visto bueno al Real Decreto elaborado por el Ministerio de Sanidad para regular esta práctica enfermera.

La Asamblea del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM) defendía que la prescripción “forma parte indisoluble del Acto Médico” y, por tanto, mostraban su “seria preocupación y rechazo” ante cualquier intento de prescripción de medicamentos no realizada por el facultativo que previamente haya establecido el diagnóstico, “puesto que puede suponer un grave riesgo para la salud y la seguridad del paciente”.

Algo que, para los enfermeros, representa una “falta de respeto” y un desagravio” contra toda la profesión que deben retirar de inmediato. González Jurado ha informado al ministro del ramo, Alfonso Alonso, de esta confrontación y ha avanzado que todavía no están claras si las medidas judiciales serán por la vía civil o penal.

Además, recuerdan que dicho Real Decreto, que todavía debe ser aprobado en Consejo de Ministros y culminar su tramitación parlamentaria antes de entrar en vigor, desarrolla una Ley aprobada por unanimidad en el Congreso en 2009 para “normalizar jurídicamente” el uso, indicación y autorización de medicamentos y productos sanitarios que la profesión enfermera “ya hace a diario” en todos los servicios de salud.

“Nadie está por encima de la Ley (…) Están acusando a todos los consejeros autonómicos y al ministro de ser permisores de un riesgo para la vida de los ciudadanos, y a los parlamentarios de ser pseudoasesinos por haber permitido esa práctica que consideran tan peligrosa”, ha aseverado el presidente de los enfermeros, que teme que esto pueda generar confusión entre los pacientes e incluso provocar agresiones a estos profesionales.