Compartir

PARIS, 8 (Reuters/EP)

La líder del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, ha acusado a su padre y fundador de la formación, Jean-Marie Le Pen, de torpedear su carrera en la política nacional y “tratar de secuestrar al partido”, en un momento en el que el partido cuenta con un apoyo histórico en Francia.

“Jean-Marie Le Pen parece que está inmerso en una estrategia de suicidio político”, ha criticado Marine Le Pen, que tomó las riendas del partido en 2011 tras el retiro de la primera línea de la política de su padre.

“Su estatus como presidente honorario no le da el derecho de secuestrar el Frente Nacional con provocaciones vulgares que parece que están diseñadas para dañar mi imagen y la del partido”, ha criticado duramente Marine Le Pen.

Los comentarios de la líder de FN llegan tras los exabruptos de su padre, que ostenta el cargo de presidente honorario del partido, que llamó despectivamente “inmigrante” al primer ministro galo, Manuel Valls, de origen español y defendió a Philippe Petain, líder del Gobierno colaboracionista de Vichy en época de la ocupación nazi.

El distanciamiento entre padre e hija se ha hecho evidente en los últimos meses, con la líder de FN intentado reducir la imagen xenófoba y antisemita que proyecta su partido de cara a las elecciones presidenciales francesas en 2017, comicios a los que Marine Le Pen aspira a pasar a la segunda vuelta.

La dirigente gala ha anunciado que se opondrá a la candidatura de su progenitor en las regiones de la Provenza, los Alpes y Costa Azul, en las próximas elecciones locales de diciembre, donde FN se presenta fuerte tras las buenas actuaciones en las elecciones departamentales.