Compartir

El expresidente de Castilla-La Mancha y exministro de Defensa y expresidente del Congreso, José Bono, ha propuesto hacer una “inspección fiscal a fondo de todos los que ocupan cargos públicos” y que los políticos sean “más autónomos” y “menos dependientes de los partidos”, para recuperar la confianza de los ciudadanos.

Bono, que ha lanzado estas ideas en el desayuno informativo de Nueva Economía en el que le ha presentado el candidato socialista a la alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona, ha respondido a los que puedan pensar que esa inspección de Hacienda costaría “mucho dinero” que “más se llevaron Granados, Pujol o Rato”.

El expresidente del Congreso ha defendido que la actual “falta de autonomía” de los representantes políticos “empobrece a la política y al propio sistema”, y ha hecho hincapié en que estos “deben decir lo que piensan y mantenerlo”.

Apoya a Sánchez y como moderado espera que “lo radical” no triunfe

De otro lado, José Bono ha indicado que él piensa militar en el PSOE mientras viva pero ha aseverado que “el decir lo que piensa” no lo diferencia con la “lealtad” de su partido y que en política debe primar la “valía” sobre la “sumisión”.

Además, espera que lo “radical”, en referencia a Podemos, no triunfe y cree que el PSOE tendrá más respaldo electoral si se mantiene en la senda de la moderación.

Aparte, ha destacado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tiene su “”apoyo entusiasta” y que le gusta que le “vaya bien” en el Congreso, donde se puso de manifiesto que “descolocó” al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el Debate sobre el Estado de la Nación, algo que a su juicio es un punto de “inflexión” en la carrera del líder socialista hacia la Moncloa.

Así lo ha manifestado Bono para subrayar su militancia con el PSOE, que sin estar en el peor momento, sí está en una situación en que los afiliados y simpatizantes deben estar “más que nunca” con la formación.

“Yo pienso ser de los míos mientras viva y tener el carné de mi partido siempre”, ha aseverado Bono para añadir que él ha aprendido durante la etapa de Felipe González al frente del partido a expresar discrepancias y decir o que pensaba, algo que no disocia de la lealtad al partido.

Por otra parte, ha dicho que hablar de pactos antes de las elecciones municipales y autonómicas sería un “error” pero considera que no debe haber alianzas con aquellos que están “contra” la Constitución y los que defienden la “autodeterminación” de Cataluña.

También descarta pactos con aquellos que tienen a parte de sus miembros “a punto de entrar en la cárcel”.

A su juicio, el PSOE tiene que ser el partido que “más se parece a España” y está convencido que de seguir esa línea de la moderación, el sentido común, y apostar por la unidad de España hará que tenga más respaldo electoral, algo que evitaría así posibles pactos.

Bono, como es habitual en sus intervenciones, ha defendido la unidad de la nación y entiende que la bandera española es signo de “modernidad” y de “igualdad”, para contraponer ese punto entre Podemos y la formación griega Syriza.

Así, ha dicho que mientras que en el partido griego se puede ver multitud de banderas helenas, aun no ha visto en actos de Podemos la enseña española. “Para algunos no será relevante, para mí, sí”, ha abogado el exministro y expresidente del Congreso.

Respecto a la formación que dirige Pablo Iglesias, Bono considera que “todas las encuestas” muestran que “bajan” en sus perspectivas electorales y que a él, como moderado, le gusta que lo “radical” no triunfe.