Compartir

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Una nueva prueba consigue medir la acumulación de una proteína mutante perjudicial en el sistema nervioso de los pacientes durante la progresión de la enfermedad de Huntington (HD, por sus siglas en inglés), como se detalla en un artículo que se publica este lunes en 'Journal of Clinical Investigation'. Los autores esperan que el nuevo ensayo permita probar fármacos para reducir la producción de la proteína huntingtina mutante que causa la enfermedad y podría ser útil para predecir o seguir la progresión de la HD.

La HD es una enfermedad neurodegenerativa genética que generalmente se desarrolla en la edad adulta y causa movimientos involuntarios anormales, síntomas psiquiátricos y demencia y que es causada por una sola mutación genética que resulta en la producción de la proteína huntingtina mutada. El gen mutado fue identificado en 1993, pero hasta ahora no ha sido posible cuantificar la proteína mutante en el sistema nervioso de los pacientes con HD que viven.

Un equipo internacional de científicos del 'University College London', IRBM Promidis, la Universidad de British Columbia, en Canadá, y la Fundación CHDI desarrollaron una nueva prueba ultrasensible utilizando el sistema 'Singulex SMC Technology Erenna Immunoassay' que es capaz de detectar la huntingtina mutante en el líquido cefalorraquídeo (LCR) de los pacientes con HD, incluyendo algunos que llevan la mutación de la HD pero aún no han desarrollado síntomas.

La prueba, llamada un “ensayo de cálculo de una sola molécula”, combina anticuerpos fluorescentes con una cámara de detección láser para contar las moléculas individuales de la proteína huntingtina mutante con un umbral de detección muy bajo. Los hallazgos del equipo de investigación fueron validados en muestras de LCR de dos grupos diferentes de voluntarios en Londres y Vancouver.

El LCR es un líquido claro producido por el cerebro que se puede recoger de forma relativamente fácil con una aguja, a través de un proceso conocido como punción lumbar o punción espinal. El LCF se utiliza en el diagnóstico de otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, pero hasta ahora nunca se había detectado en el LCR la proteína que causa HD.

“Creemos que la proteína huntingtina mutante está siendo liberada en el LCR desde las propias células cerebrales que está matando”, señala el doctor Edward Wild, del Instituto de Neurología de UCL. “Puede ser un arma humeante que refleja el daño que la proteína está haciendo en el sistema nervioso humano vivo”, añade.

Además de la detección de la proteína, los científicos encontraron que el nivel de la huntingtina mutante fue mayor en voluntarios con la enfermedad más avanzada y que la concentración de esta proteína predijo la severidad de los problemas de movimiento y cognitivos en los pacientes.

“Todavía no tenemos tratamientos que puedan retrasar la progresión de la enfermedad de Huntington, pero, cuando lo consigamos, medir la proteína mutante en el LCR podría guiar las decisiones clínicas, como el mejor momento para iniciar un tratamiento -augura el doctor Douglas Macdonald, de CHDI– . Medir la cantidad de huntingtina también puede ser un marcador biológico esencial para las próximas pruebas de la terapéutica para reducir la huntingtina”.

Este año comenzará el primer ensayo clínico en humanos de silenciamiento de los genes o de medicamentos para disminuir la huntingtina, dirigidos específicamente a reducir la producción de la huntingtina mutada en el cerebro de los pacientes en HD. Poder detectar y medir la cantidad de huntingtina mutante presente en el sistema nervioso es una valiosa manera de ver si el medicamento de silenciamiento genético está atacando su objetivo y tiene el efecto deseado, reduciendo la cantidad de proteínas de la proteína huntingtina que provoca enfermedad.