Quantcast

S.Santa.- Más de 3.000 turbos participan esta madrugada en la procesión Camino del Calvario de Cuenca

CUENCA, 3 (EUROPA PRESS)

Entre 3.000 y 3.500 turbos participarán en la madrugada de este Viernes Santo en la procesión Camino del Calvario de Cuenca, también conocida popularmente como Las Turbas, según ha informado el secretario del Grupo Turbas, José Miguel Hernansáiz, quien ha hecho hincapié en el incremento de la seguridad a las puertas de la iglesia de San Felipe.

En declaraciones a Europa Press, Hernansáiz ha señalado que el acceso a la zona donde se canta el tradicional Miserere “será más restringido al público y no se dejará pasar a tanta gente como en años anteriores”. A este respecto, ha reflexionado, “lo que hace falta es que el público respete a la turba y no ocupe el espacio de esta”, vinculada a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Salvador.

A su juicio, la finalización de las obras sobre el muro de la calle Alfonso VIII “es algo positivo”, porque contribuirá a “embellecer aún más” un desfile procesional que como cada año partirá a las 5.30 horas de la Iglesia de El Salvador y que abre la turba, que, al son del tambor y el clarín, representa a las masas que se mofaban de Jesús camino del calvario, colocándose delante del guión de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. A él le siguen la Hermandad San Juan Evangelista y la Hermandad Nuestra Señora de la Soledad (de San Agustín), que cierra el desfile.

En total son cinco los pasos que salen en esta procesión: Nuestro Padre Jesús Nazareno, Jesús Caído y La Verónica, San Juan Apóstol Evangelista, El Encuentro y Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín.

Uno de los puntos destacados del recorrido tiene lugar sobre las 9.30 o 10.00 horas, con su llegada a la Plaza Mayor antes de iniciar el regreso al templo del Salvador, alrededor de siete horas después de su comienzo y después de haber recorrido las principales calles de la capital conquense.

Con el fin de que todo transcurra con normalidad este año el dispositivo de seguridad de la procesión Camino del Calvario incorpora, respecto al pasado año, 12 vigilantes privados que se ubicarán en las inmediaciones de San Felipe y en la Plaza Mayor y que se suman a los 25 vigilantes de seguridad que, vestidos de nazarenos, abren paso a la procesión y a los contratados por la Junta de Cofradías.

A ello se une una nueva señalización informativa, disposición del público y control de los flujos peatonales con presencia de agentes de Policía Local y miembros de Protección Civil, manteniéndose los dos cordones de seguridad de las Unidades de Intervención Policial en La Esperancilla y la plaza de El Salvador.

Comentarios de Facebook