Compartir

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Amaiur, el BNG y Esquerra Republicana han suscrito una iniciativa conjunta en el Congreso para pedir que España repruebe a la oposición venezolana, a la que acusa de participar en actos violentos y en intentos golpista frente al gobierno de Nicolás Maduro.

Mientras PP y PSOE buscan una condena del Congreso a lo que definen como acoso a la oposición por parte del Gobierno de Maduro, IU-ICV y los citados partidos soberanistas del Grupo Mixto piden lo contrario.

Tras el paréntesis de Semana Santa, el Pleno del Congreso votará la propuesta de PP y PSOE para pedir la liberación del alcalde Caracas, Antonio Ledezma, y otros políticos de la oposición encarcelados por Maduro. Frente a ello, Izquierda Plural, Amaiur, ERC y BNG propusieron un texto alternativo para, en vez de condenar al obierno de Maduro, censurar la “violencia” de la oposición.

Pero aquella enmienda no se votará, ya que PP y PSOE la consideran inaceptable, por lo que estos partidos minoritarios han optado por registrarla como proposición no de ley para su debate y votación en la Comisión de Exteriores del Congreso.

En su texto, al que tuvo acceso Europa Press, Izquierda Plural, Amaiur, BNG y ERC recuerdan que Maduro ganó las elecciones “democráticas” de Venezuela en abril de 2013 y que “el derrotado líder de la oposiciónm”, entonces Henrique Capriles, hizo un “llamamiento 'a expresar la rabia'” que tuvo un “trágico saldo de nueve personas asesinadas por civiles de la oposición mientras celebraban la victoria del Presidente Maduro, que fueron atacadas incluso por armas de fuego”.

DOS AÑOS DE VIOLENCIA PLANIFICADA POR LA OPOSICIÓN

Y aseguran que, en los dos últimos años, “Venezuela ha sido víctima de acciones de violencia política que han provocado graves vulneraciones de los derechos humanos de la población”, hechos en los que “han estado implicados, tanto en su planificación como en su ejecución, algunos partidos, movimientos y personalidades de la oposición política en Venezuela”.

“Estas acciones violentas no se pueden entender de forma aislada, sino que hay que relacionarlas con los intentos de golpe de estado que atentan contra la institucionalidad democrática y la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano”, subrayan.

A su juicio, aunque las protestas contra Maduro se iniciaban generalmente con marchas pacíficas, “terminaban con largos enfrentamientos entre los cuerpos de seguridad y jóvenes encapuchados armados de piedras y bombas caseras, mientras que en Internet los radicales difundían instrucciones para armar barricadas con alambres, escombros, árboles y postes derribados”.

Según sus datos, las protestas de la oposición han acabado provocando 43 personas fallecidas y 878 heridos, y achacan mayoritariamente su autoría a “civiles armados de la oposición”, pues “solo seis personas fueron víctimas de la actuación arbitraria de agentes estatales”.

A partir de ahí, lo que piden IU-ICV, ERC, BNG y Amaiur es que el Congreso de los Diputados exprese “su rechazo a las acciones violentas generadas por sectores de la oposición venezolana durante los años de 2013 y 2014”.

De igual modo, instan al Gobierno a “no contribuir a la desestabilización del país ni alentar las acciones golpistas en la República Bolivariana de Venezuela”, pues avisan de que “una actitud beligerante y sesgada del Gobierno español y algunos medios de comunicación no favorece a la urgente pacificación del país venezolano”. “Solo añaden más tensión al clima de desestabilización propiciado en Venezuela mediante el constante cuestionamiento de la actuación de un Gobierno elegido democráticamente en las urnas por el pueblo venezolano”, remachan.