Compartir

MOSCÚ, 1 (EUROPA PRESS)

Zaur Dadayev, el principal sospechoso del asesinato del dirigente opositor ruso Boris Nemtsov, ha retirado la confesión del crimen que realizó en su día, se ha declarado inocente y ha asegurado que tiene coartada para demostrar que no fue él quien mató al político, a informado la agencia de noticias rusa Itar-Tass.

“Mi confesión fue hecha bajo presión y cumpliendo órdenes. No hay testigos y tengo una coartada porque en el momento del asesinato estaba en casa”, ha asegurado Dadayev.

Dadayev ha afirmado que fue secuestrado el 5 de marzo de Magasl la capital de la república rusa de Ingushetia, y fue llevado hasta la sede del Comité de Investigación en Moscú el 7 de marzo. “Fue secuestrado por desconocidos y, bajo la amenaza de matarme y matar a mi amigo, presté testimonio cumpliendo órdenes”, ha explicado Dadayev.

Los investigadores mantienen que la confesión de Dadayev no es la única prueba de que cometió el crimen y que hay otras pruebas que no se han hecho públicas porque están sometidas a secreto de sumario. “La investigación sobre el caso está en curso, las acciones de investigación se llevan a cabo de forma extensiva, incluidas las destinadas a encontrar a la persona que encargó el crimen”, ha señalado uno de los investigadores rusos.

Un tribunal de Moscú ha determinado este miércoles que la detención de los tres sospechosos de este asesinato es ilegal y ha remitido el caso para que sea revisado por otro tribunal. Hasta la próxima vista judicial, tres de los cinco sospechosos, identificados como Tamerlan Eskerjnov, Jamzat Bajayev y Shadid Gubashev, van a seguir bajo custodia policial.

El tribunal de Basmani, en Moscú, deberá revisar la situación de estos tres arrestados antes del 8 de abril. “La fecha exacta estará clara a corto plazo, cuando los materiales lleguen de vuelta del tribunal local de Moscú”, ha explicado la portavoz del tribunal de Basmani, Anna Fadeyeva.

El pasado 8 de marzo, este tribunal de Moscú autorizó la detención de cinco personas, identificadas como Zaur Dadayev, Anzor y Shadid Gubashev, Jamzat Bajayev y Tamerlan Eskerjanov. Por su parte, el tribunal local de Moscú afirmó que la decisión de tener a estos sospechosos se adoptó en una única sesión y consideró que esa actuación violó los derechos de los acusados.

Los cinco sospechosos están acusados de cometer un asesinato de forma coordinada por sus propios intereses o por encargo, así como de adquisición ilegal y almacenamiento de armas. Si son condenados, podrían afrontar una pena de hasta 20 años de cárcel o, incluso, cadena perpetua.

El dirigente opositor Boris Netmsov, una de las personalidades más críticas con el presidente ruso, Vladimir Putin, fue asesinado cerca del Kremlin el pasado 27 de febrero. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que Zaur Dadayev fue el que perpetró el asesinato y que Anzor y Shadid Gubashev, Jamzat Bajayev y Tamerlan Eskerjanov actuaron como cómplices.