Compartir

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior de Túnez, Najem Gharsalli, ha asegurado que el atentado terrorista que acabó con la vida de 21 personas el pasado 18 de marzo en el Museo Nacional del Bardo fue perpetrado por una célula de un grupo terrorista vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

En una rueda de prensa, el ministro ha asegurado que la célula, integrada por 23 terroristas, forma parte de la 'katiba' Oqba Ibn Nefaa, que ha jurado lealtad a AQMI, la rama magrebí de la red internacional que dirige el egipcio Ayman al Zawahiri.

Según Sergio Altuna Galán, un investigador especializado en movimientos yihadistas en el Magreb, la 'katiba' Oqba Ibn Nefaa está adscrita a AQMI y sus integrantes se sitúan en las montañas del noroeste y del centro oeste del país desde hace más de dos años.

“Este grupo ha realizado numerosos ataques terroristas, casi siempre contra objetivos militares y políticos, causando alrededor de 100 víctimas mortales desde su irrupción en escena”, ha señalado, en una tribunal publicada en la web de Europa Press Internacional.

El investigador español sostiene que este grupo terrorista, compuesto por entre 100-120 individuos, “forma parte de un proyecto de mayor recorrido y cuyo nacimiento debe ser explicado incluyendo en la ecuación a Ansar al Sharia”.

La declaración del ministro del Interior de Túnez llega después de que el grupo terrorista Estado Islámico reivindicara en un vídeo la semana pasada la autoría del ataque que acabó con la vida de 20 turistas extranjeros y guardia tunecino.

EL ATAQUE

El ministro del Interior de Túnez ha hecho un extenso relato sobre el ataque y la actuación de las fuerzas de seguridad, modificando en algunos casos la versión inicial aportada por las autoridades en las horas posteriores al atentado.

Los dos terroristas llegaron a las 12.06 horas del 18 de marzo al Museo Nacional del Bardo, al que accedieron desde el aparcamiento armados con dos fusiles de asalto 'Kalashnikov' con cuatro cargadores, disparando en primer lugar contra el autobús en el que estaban los dos turistas españoles fallecidos, que murieron junto a otras seis personas.

Tras matar a esas ocho personas, entraron en el centro cultural y mataron en su interior a otras doce personas, según la versión del ministro, que ha hecho hincapié en que las fuerzas de seguridad tunecinas intervinieron “inmediatamente” tras haberse coordinado con el hospital de Túnez para la evacuación de víctimas.

Para detener a los terroristas, las autoridades desplegaron “en tiempo récord” varias unidades policiales especiales, incluidas la Brigada Nacional de Intervención Rápida (BNIR), la Brigada Antiterrorista y agentes del Servicio de Seguridad Presidencial, ha informado el diario digital Business News.

Gharsalli ha elogiado la “gran eficacia” demostrada por las fuerzas de seguridad en la evacuación de los turistas y en su enfrentamiento con los dos terroristas, que llevaban sendos cinturones con explosivos. El ministro ha subrayado que estos cinturones podrían haber causado muchos muertos, como era el objetivo de los terroristas.

23 TERRORISTAS

Gracias a los trabajos de la Policía, las autoridades de Túnez han llegado a la conclusión de que la célula estaba formada por 23 terroristas, de los cuales el “80 por ciento” ya han sido detenidos, salvo los dos terroristas que murieron en el ataque, el tercer terrorista que huyó y dos que han logrado retornar a Siria, según informa la radio tunecina Mosaique.

La célula, a su vez, se dividía en una unidad de ejecución, una unidad de vigilancia y apoyo y otra responsable de garantizar la huida de los miembros del grupo terrorista.

El jefe de la célula, identificado como Mohamed Amine Guebli, figura entre los detenidos por las fuerzas de seguridad. La célula forma parte de la mencionada 'katiba' pero antes estaba integrada en el grupo Ansar al Sharia, que también está vinculado con AQMI.

El máximo responsable de las fuerzas de seguridad tunecinas ha asegurado que los arrestados estaban preparando nuevos atentados y que tres de los terroristas de la célula habían sido entrenados en Libia, incluidos los dos que asaltaron el museo.

Durante la rueda de prensa, el Ministerio ha mostrado un vídeo con la actuación de los agentes de las fuerzas de seguridad y en el que se puede ver que emplearon a un perro policía para atacar a los dos terroristas antes de abatirlos a disparos.

El ministro ha destacado la rápida intervención de las fuerzas de seguridad y ha resaltado que su actuación impidió una toma de rehenes en el interior del Museo del Bardo. Además, ha afirmado que continúan las investigaciones para detener a los terroristas de la célula que están huidos.