Compartir

JERUSALÉN, 25 (EUROPA PRESS)

Las autoridades israelíes han decidido congelar la construcción de 1.500 nuevas viviendas en el barrio de Har Homa, en Jerusalén Este, en un aparente movimiento político que contrasta con las advertencias preelectorales del primer ministro, Benjamin Netanyahu, que prometió seguir ampliando asentamientos a pesar de la presión internacional.

El proyecto –de carácter privado– debía ser discutido este miércoles por la comisión de urbanismo local, previo paso a la autorización última del Ministerio del Interior. Sin embargo, según fuentes del Ministerio de Construcción y de la administración de Jerusalén consultadas por el periódico 'Yedioth Ahronoth', los debates han quedado cancelados por el momento.

El Ministerio ha explicado que no hay problemas “profesionales” o de “planificación” que impidan seguir adelante con el proyecto de Har Homa y ha dicho que, sobre la posibilidad de que se trate de una directriz de Netanyahu, es la oficina del primer ministro quien debe dar las explicaciones oportunas.

Fuentes cercanas al proyecto han explicado al 'Yedioth' que no sigue adelante por motivos políticos. Sin embargo, la congelación contrastaría con el mensaje que el propio Netanyahu trasladó antes de las elecciones de la semana pasada.

Desde este miércoles, el líder del Likud tiene el encargo de tratar de formar un Gobierno de unidad, para lo cual ya ha comenzado a entablar contactos con otros partidos. Netanyahu aspira a formar una alianza de centro-derecha para emprender el que será su cuarto mandato.