Compartir

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Tesoro Público ha colocado 3.500 millones de euros en la subasta del bono sindicado a 15 años ligado a la inflación, con una rentabilidad real del 0,354%, once puntos por encima de la emisión indexada a 5 años de octubre de 2014, según ha informado el Ministerio de Economía y Competitividad en una nota de prensa.

Se trata de un nuevo bono a 15 años con vencimiento a 30 de noviembre de 2030 y cupón del 1%. La demanda final de la subasta, proveniente de 160 cuentas inversoras, ha superado los 6.600 millones.

Con esta operación, el Tesoro da cumplimiento a su programa de emisión de bonos indexados a la inflación europea iniciado en 2014. Además, es la primera emisión de estas características a tan largo plazo, lo que permite al Tesoro consolidar la tendencia hacia el gradual alargamiento de la vida media de la cartera, desarrollar la curva de bonos ligados a la inflación y diversificar las fuentes de financiación.

La demanda ha permitido al organismo asignar la emisión entre inversores de gran calidad y de forma muy diversificada por tipo de inversor y zonas geográficas.

Así, la participación de inversores no residentes ha sido del 79,1%, con un alto porcentaje en Reino Unido e Irlanda (26,5%). Estados Unidos y Canadá han captado el 17,2%, seguidos de Francia (15,2%), Alemania, Austria y Suiza (5,7%), los países de Benelux (5,1%), Italia (4,5%) y otros países con un 4,9%.

Por tipo de inversor, la mayor participación ha correspondido a las gestoras de fondos (49%), seguidas de las tesorerías bancarias (20%) y de aseguradoras y fondos de pensiones (14,7%). Los fondos apalancados han participado con el 13,1%, las instituciones oficiales con el 1,5% y otros inversores con un 1,7%.

EL TESORO YA HA CAPTADO EL 34,7% DE LO PREVISTO

Con esta emisión, el Tesoro ha efectuado ya emisiones por valor de 73.117 millones de euros, de los que 49.238 millones forman parte del programa de financiación regular a medio y largo plazo, un 34,7% de la previsión para todo el año.

Barclays, BNP Paribas, CaixaBank, Citi, Crédit Agricole CIB y Goldman Sachs han actuado como directores de la emisión. El resto de grupo de creadores de mercado de bonos y obligaciones han actuado como colíderes.