Compartir

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

La familia del matrimonio barcelonés asesinado en el atentado en el Museo del Bardo de Túnez ha expresado este lunes su sufrimiento por la pérdida de sus seres queridos, que se extiende “a la tremenda injusticia que representan la barbarie y la irracionalidad de la violencia”.

En un comunicado, familiares, amigos y allegados han mostrado su “profundo sentimiento de dolor y pena por la súbita, injusta y gran pérdida” y han asegurado que la única respuesta posible a la violencia es el respeto y la estima entre personas.

“Lolín –Maria Dolors Sánchez Rami– y Antonio –Antonio Cirera Pérez– eran dos personas que amaban la vida y que, por delante de todo, ponían a la familia”, asegura el escrito.

“Han gozado de una vida llena de vivencias entrañables que han sabido convertir en recuerdos especiales para todas las personas que hemos tenido la suerte de compartir con ellos momentos de pesca en L'Ampolla, caminatas por Collserola, Barcelona o el Coll de l'Alba de Tortosa, la insuperable paella de los viernes y los momentos festivos”, indican.

La pareja quedará en su memoria “por su sencillez, su respeto a la vida y a las personas, la coherencia y su predisposición a ayudar a quien se lo pidiera, incondicionalmente y sin fronteras”.

Los familiares expresan su agradecimiento “más sincero” a todas las instituciones que les han apoyado, especialmente a las personas que les han acogido en un país extranjero, y que les han guiado y acompañado en estos momentos difíciles.