sábado, 8 agosto 2020 5:15

El PP y el PSOE avalan en el Congreso la reforma de la Ley de Carrera Militar, aunque anuncian que la mejorarán

Los dos partidos mayoritarios, que pactaron un primer borrador, admiten que el texto no está completo y presentarán enmiendas

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El PP y el PSOE, así como los nacionalistas catalanes y vascos, han respaldado la tramitación en el Congreso del proyecto de ley de reforma del régimen transitorio de la Ley de la Carrera Militar, aunque los dos grupos mayoritarios, que habían pactado el primer bortrador, se han comprometido a completarla vía enmiendas.

La ley ha sido sometido a su primer debate en el Pleno del Congreso, donde UPyD ha pedido la retirada del texto del Gobierno por considerar que generará “más frustración” en los militares.

El debate del proyecto ha comenzado con la intervención del ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien ha defendido la reforma porque, a su juicio, “cerrará el capítulo de los problemas” que supuso la implantación de la ley aprobada en 2007 y se asentará así un “modelo de carrera con vocación de estabilidad”.

Para Morenés, se trata de un proyecto “realista”, si bien ha tendido la mano a los grupos parlamentarios para que durante el proceso de enmiendas parciales puedan hacer todas aquellas contribuciones que puedan mejorar el texto.

ANTIGÜEDAD O PASE A LA RESERVA

El proyecto de reforma del régimen transitorio de esta ley que elaboró el Gobierno socialista en 2007 fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 12 de diciembre y aborda aspectos como la antigüedad, pase a la reserva, reconocimientos académicos de la formación adquirida y retiro del personal discapacitado.

Por un lado, modifica la vinculación honorífica con las Fuerzas Armadas del personal que pasa a situación de retiro por incapacidad permanente en acto de servicio y en especiales circunstancias. Esta vinculación comprende la adscripción del interesado a la unidad que se determine y, en su caso, la concesión de sucesivos empleos con carácter honorífico.

Además, establece la concesión de empleo honorífico a personal del Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria, es decir, aquellos suboficiales de dicho cuerpo que, cumpliendo las condiciones para el ascenso, no pudieron acogerse al mismo.

También modifica las condiciones de ascenso de los suboficiales al empleo de teniente. El ascenso se producirá a su pase a la situación de reserva, eliminando una edad como condición añadida; al mismo tiempo, se compensa al personal que no se acoja a la reserva voluntaria a los 58 años y lo haga con mayor edad, a los que se les concederá dicho empleo con antigüedad, tiempo de servicios y efectos económicos desde la fecha en que cumplieron los 58 años, todo ello hasta el año 2019.

Asimismo, amplía el período transitorio de 2017 a 2019 para pasar voluntariamente a la situación de reserva con 58 años y se concede empleo honorífico a retirados, que es todo el personal que no pudo ascender por pasar directamente a retiro sin pasar por la situación de reserva, siempre que lo hicieran como consecuencia de acto de servicio.

“MALESTAR” ENTRE LOS MILITARES

Sin embargo, el grupo parlamentario de UPyD considera que esta reforma “ahonda en el malestar” que ya existía en el colectivo de militares desde que se aprobó la ley en 2007, si bien ha afirmado que no le extraña porque considera que el Gobierno no tiene claro qué modelo de Fuerzas Armadas quiere.

La portavoz de Defensa del partido magenta, Irene Lozano, ha denunciado que el texto de reforma fue pactado por PP y PSOE en un “grupo de trabajo paralelo” al margen de la subcomisión creada al efecto y, en general, “no aborda la mayoría de las reivindicaciones profesionales de los militares”.

“El malestar entre los militares está alcanzando cotas que hasta ahora no se habían producido. Es una nueva voluntad del Gobierno de no querer mejorar la vida militar”, ha advertido la portavoz, que ha pedido que se introduzcan cambios en el texto para que, si los uniformados tienen limitadas en muchos casos su libertades, al menos se les “cuide” con las leyes que salen del Parlamento. “La reforma es de escaparate, de cara a la galería”, ha apuntado.

Ningún grupo parlamentario se ha opuesto a la tramitación del proyecto de ley, si bien todos, salvo el PP, han anunciado que presentarán enmiendas para modificar el texto, ya que, en general, lo consideran claramente insuficiente.

IU VE INTRUSIÓN DE LOS ESTADOS MAYORES

Así se han pronunciado CiU y PNV, mientras que la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) opina que en el proyecto del Gobierno “se vuelve a ver con extremado descaro cómo los Estados Mayores” de los Ejércitos y el Ministerio de Defensa “meten mano a lo que es propio del Poder Legislativo”.

Como UPyD, el diputado de IU Álvaro Sanz ha reprochado que la reforma ha generado “falsas expectativas” porque “queda lejos de dar solución a los problemas e inquietudes de los profesionales”. Además, ha manifestado la necesidad de “abordar qué modelo de Fuerzas Armadas y qué modelo de carrera militar queremos”.

Esta reforma de la Ley de la Carrera Militar fue pactada por PP y PSOE en la subcomisión creada al efecto, si bien el diputado socialista José Enrique Serrano ha dejado claro que el texto del Gobierno “no ha atendido alguna de las recomendaciones” que salieron del Congreso, por lo que ha adelantado que su grupo presentará también enmiendas para hacer una “reforma más profunda” que dé una “mejor respuesta a las expectativas” de los militares.

Tanto Serrano como el portavoz del PP, Vicente Ferrer, han coincidido en la importancia de consolidar esta ley, a pesar de sus errores, en lugar de elaborar otra norma de personal, que sería la cuarta en 26 años.

“El problema de las herencias es que no puedes renunciar a ellas. Y esta ley es una herencia envenenada”, ha afirmado Ferrer, para añadir que, aunque la reforma supone “claros avances”, no se han satisfecho “todos los errores” de la ley de 2007, que provocó la presentación de 30.000 recursos por parte de militares, muchos de los cuales aún no se han resuelto.

Por eso, el diputado 'popular' ha dicho que, a pesar de que el proyecto “da solución a gran parte de los problemas planteados”, existen “otros agravios” que podrán “ser resueltos” con la incorporación de enmiendas parciales en la tramitación del texto y sin necesidad de hacer una “reforma legislativa de calado”.

Artículos similares