Compartir

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El abogado de Pharrell Williams y Robin Thicke ha confirmado que apelarán el veredicto que obliga a la pareja de músicos a pagar 7 millones de euros por plagio a la familia de Marvin Gaye.

Este veredicto llegó este miércoles después de ocho días de juicio y tras la deliveración de un jurado que estimó que Blurred Lines es un plagio de la canción Got to give it up, editada por Gaye en 1977.

“Mis clientes saben que escribieron la canción desde sus corazones y almas y no desde otra fuente. Vamos a utilizar cualquier remedio que tengamos para asegurarnos de que este veredicto no permanece”, ha declarado a Fox Business Netword el abogado Howard King.

En esta línea, King ha añadido: “Le debemos a todos los compositores del mundo el asegurarnos de que este veredicto no sea firme. Lo vemos como estar en la séptima fase de un juego que puede entrar en fases adicionales”.

El proceso relacionado con Blurred Lines se inició meses atrás, cuando la familia de Marvin Gaye demandó a Williams y Thicke al entender que su éxito se parecía en exceso a la canción del fallecido icono del soul Got to give it up.

El veredicto ahora determina que la pareja debe pagar cuatro millones de dólares en concepto de daños de copyright. Además, Thicke debe pagar 1,8 millones de dólares por los beneficios atribuíbles a esos daños, una cantidad que para Williams es de 1,6 millones de dólares. En total, 7,4 millones de dólares.

Robin Thicke y Pharrell Williams evitaron penas mayores al considerarse que el infringimiento de copyright no fue intencionado. Además, Billboard recuerda que Blurred Lines fue en 2013 un éxito mundial que generó más de 16 millones de dólares (unos 15 millones de euros).