lunes, 28 septiembre 2020 2:24

EE.UU.- Entrenan un perro capaz de detectar el cáncer de tiroides con el olfato

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Un perro entrenado puede identificar con precisión mediante el olfato si un paciente tiene cáncer de tiroides, tras oler una muestra de orina, según un reciente estudio, presentado en la 97º Reunión de la Sociedad de Endocrinología que se ha celebrado en San Diego (EEUU).

“Los procedimientos de diagnóstico actuales para el cáncer de tiroides a menudo producen resultados inciertos, lo que lleva a los procedimientos médicos recurrentes y un gran número de cirugías de tiroides realizadas innecesariamente”, ha señalado el investigador principal del estudio, Donald Bodenner, jefe de oncología endocrino en la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas (UAMS) en Little Rock.

En su opinión, “entrenar el olfato de los perros podría ser utilizado por los médicos para detectar la presencia de cáncer de tiroides en una etapa temprana y evitar la cirugía cuando injustificada”.

Aunque uno no se puede basar aún en la técnica canina para adoptar las decisiones de tratamiento de los pacientes, lo cierto es que la precisión diagnóstica del perro es sólo ligeramente inferior a la de la biopsia por aspiración con aguja fina, el método generalmente utilizado por primera vez para probar los nódulos tiroideos para el cáncer. “Detección por olfato del perro tiene la ventaja de ser no invasivo y de bajo costo”, ha señalado.

Un colega de Bodenner en UAMS y coautor del estudio, Arny Ferrando, ha destacado el trabajo realizado con Frankie, un pastor alemán macho capaz de reconocer el olor del cáncer en el tejido tiroideo obtenido de múltiples pacientes.

Ferrando, quien ha señalado que los perros tienen al menos 10 veces más receptores olfativos que los humanos, ha explicado que “Frankie es el primer perro entrenado para diferenciar la enfermedad tiroidea benigna de cáncer de tiroides por el olor de la orina de una persona”.

ACERTÓ EN 30 DE LAS 34 MUESTRAS

En este estudio, 34 pacientes dieron una muestra de orina en su primera visita a la clínica universitaria de la tiroides antes de realizarse una biopsia de los nódulos tiroideos sospechosas y cirugía. El resultado de la prueba quirúrgica fue de cáncer en 15 pacientes y benigna en 19 pacientes.

Posteriormente, se presentaron las muestras de orina al perro; ni el adiestrador, ni el coordinador del estudio, que registró las respuestas de los perros conocía el estado del cáncer de las muestras de orina. Cuando el perro apuntaba una muestra de cáncer se tumbaba, y se alejaba de ella si la muestra era benigna para alertar de la ausencia de cáncer.

El perro confirmó los resultados de 30 de las 34 muestras de estudio, según informaron los investigadores. La sensibilidad, o tasa de verdaderos positivos, fue del 86,7 por ciento, lo que significa Frankie identificó casi el 87 por ciento de los cánceres de tiroides confirmados.

La tasa de verdaderos negativos fue 89,5 por ciento, lo que significó que Frankie sabía que una muestra benigna en realidad era benigna en casi 9 de cada 10 veces. Hubo dos resultados falsos negativos y dos falsos positivos mediante la detección de olores canina.

El investigador principal planea expandir su programa mediante la colaboración con Auburn University College de Medicina Veterinaria en Auburn, Ark. La escuela veterinaria según informes dedicará dos de sus perros detectores de bombas para convertirse en perros rastreadores de cáncer de tiroides utilizando muestras de pacientes UAMS.