Compartir

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno , Mariano Rajoy, y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, han abogado este jueves en una reunión en Moncloa por la necesidad de colaborar entre los socios de la UE al margen de “principios políticos”, en un “espíritu de colaboración” al que ha invitado también al primer ministro griego, Alexis Tsipras.

Al término del encuentro, Schulz ha confirmado en rueda de prensa que las críticas de Tsipras a las posturas de España y Portugal en la eurozona habían formado parte de su conversación, aunque ha evitado valorarlas más allá de reconocer una situación “peliaguda” para los dos partes.

El presidente de la Eurocámara ha explicado que ha podido hablar “largo y tendido” con el jefe del Gobierno griego y ha apuntado que, en el seno de la Unión Europea, debe primar la colaboración el cumplimiento de los compromisos al margen de “principios políticos”. Así, ha puesto como ejemplo la colaboración entre él y Rajoy a pesar de las diferencia entre sus respectivos grupos políticos.

Schulz ha recordado que las posibles discrepancias en el último Eurogrupo han quedado zanjadas una vez que se llegó a un acuerdo. Ahora, ha añadido, todas las partes trabajan por la “estabilidad” de Grecia, que tiene cuatro meses por delante para conseguir “un desarrollo económico sostenible”. En este sentido, ha recalcado que Rajoy también comparte este deseo de “máxima estabilidad” .

ENCUENTRO “CONSTRUCTIVO”

El presidente del Parlamento Europeo ha calificado de “constructivo” e “intenso” el encuentro, en el que ha podido hablar con Rajoy no sólo de la situación de la eurozona, sino también de las negociaciones para la firma de un tratado comercial con Estados Unidos, del registro de pasajeros aéreos o de la importancia de políticas de crecimiento, un punto este último en el que existiría “convergencia”.

En relación a la situación económica de España, Schulz ha dicho alegrarse por cualquier recuperación “se produzca donde se produzca”, toda vez que la mejora española también repercute en todo el continente. Sin embargo, ha advertido de que el crecimiento económico “no es un fin en sí mismo” porque, sin creación de empleo, “se queda corto”.

Por otra parte, Schulz ha evitado valorar el auge de nuevos partidos más radicales en el seno de la UE y ha apuntado que hay que ver cada una de estas formaciones “en su contexto nacional” y analizarlas “caso por caso”.