lunes, 28 septiembre 2020 17:20

Solo el 16% de las mujeres del norte de África y Oriente Próximo pueden participar en la vida pública

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Solo el 16 por ciento de las mujeres del norte de África y de Oriente Próximo pueden participar en la vida pública de sus países, según ha alertado este jueves la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su nuevo informe sobre la mujer.

Con el informe 'Participación de las mujeres en la vida pública de los países del norte de África y Oriente Próximo', financiado por la AECID, se han podido documentar situaciones tan alarmantes como que la media de participación de la mujer en la vida política y legislativa en los países de la región es del 16 por ciento mientras que el promedio de la OCDE se encuentra en un 27 por ciento.

Aunque se han producido avances importantes en algunos países de la región, como la introducción del principio de paridad de género en los consejos electos de la Constitución tunecina y de cuotas en las elecciones parlamentarias en Marruecos, según se ha reclamado en el informe, es necesario realizar un esfuerzo mayor.

Ante estos datos, el secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Gonzalo Robles, ha destacado en un encuentro celebrado en Madrid que “la plena participación de las mujeres en la vida pública es imprescindible para alcanzar un desarrollo humano sostenible e inclusivo”, avances que solo se podrán conseguir con un trabajo en equipo en el que participen tanto los gobiernos como la sociedad civil.

AVANCES Y RETOS

Según denuncia el informe, aunque la mayoría de los países de la región han adoptado la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, solo ha sido un avance en la teoría, pues muchos Gobiernos siguen sin aplicar medidas concretas para alcanzar la igualdad entre hombre y mujeres apoyándose en la sharia y alegando que prohíbe ciertos puntos como, por ejemplo, el divorcio.

En el ámbito judicial, algunos estados restringen el acceso de las mujeres a cargos destacados como el de juez o magistrado, sin embargo otros han tomado medidas proactivas para garantizar el equilibrio de género en el Poder Judicial. Es el caso de Argelia, Túnez y Marruecos.

Otro de los retos a los que se enfrentan las mujeres afecta directamente a su derecho de libre circulación. En países como Argelia, Bahréin, Marruecos y Omán existe el requisito de que el marido o tutor dé su autorización para que la mujer pueda obtener un pasaporte o viajar al extranjero.

La discriminación también persiste en el derecho de herencia. En algunos países las mujeres solo tienen derecho a la mitad de la herencia ya que entiende que deben ser los hombres los que administren el dinero a sus esposas y de la familia.

Por último, una de las prioridades o de los principales puntos que los países de Oriente Próximo y el norte de África deberían trabajar es la violencia de género. En este ámbito, solo Egipto, Jordania, Líbano, Marruecos, Túnez y Palestina han adoptado “buenas prácticas” relativas a la violencia contra las mujeres, según el informe.