Compartir

SEVILLA, 3 (EUROPA PRESS)

El programa que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía para la cría en cautividad del quebrantahuesos ha registrado la décima puesta de huevo de la temporada, que por otra parte ya ha visto nacer hasta tres pollos.

Según los datos de la Fundación Gypaetus –que gestiona el programa– consultados por Europa Press, esta puesta se produjo el pasado domingo 1 de marzo, como resultado del emparejamiento de los ejemplares 'Andalucía' y 'Salvia'.

Por otro lado, el tercer ejemplar, nacido a finales de febrero, fue por eclosión natural y pesó 126,9 gramos. Al ser hijo de la pareja formada por 'Borosa' y 'Toba', ambos ejemplares de ascendencia asiática, es hermano tanto de la segunda cría de esta temporada –adoptada por la pareja 'Elías' y 'Viola'– como de 'Hortelano', 'Huéscar' y 'Marchena'.

Previamente, el centro de cría de Guadalentín, en Cazorla (Jaén), había acogido el nacimiento del primer ejemplar el pasado 16 de febrero a las 10,40 horas, con un proceso de eclosión también natural. El individuo –que ha sido adoptado por la pareja 'Cabús'-'Corba'– es el segundo descendiente de la pareja 'Lázaro'-'Nava', una de las cinco que se han formado en este centro.

Desde 2009, cuando nació el primer pollo, hasta 2014 han nacido un total de 53 pollos, de los que han sobrevivido 44, en el Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla, que se creó en diciembre de 1996 en el marco del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería.

Su objetivo principal es el de reproducir esta especie en cautividad y formar un 'stock' genético que asegurará la supervivencia de las poblaciones europeas de quebrantahuesos y el éxito del programa andaluz de reintroducción.

REUNIÓN DE TRABAJO PARA COMBATIR EL ENVENENAMIENTO

En relación al programa, la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada, Inmaculada Oria, ha presidido una reunión de trabajo integrada por técnicos implicados en el Plan de Erradicación de Venenos en las Sierras de Castril, en Granada, y La Cabrilla y El Pozo de Jaén, por ser estas las sierras las zonas de campeo de los ejemplares reintroducidos de quebrantahuesos.

En esta reunión, en la que se ha puesto de manifiesto el buen resultado del plan, aprobado en 2011, se han planificado nuevas líneas de trabajo para seguir combatiendo esta práctica, principal amenaza para la biodiversidad y que fue la causa de la extinción del quebrantahuesos en Andalucía en la década de los 80.

Para Oria, “el plan está funcionando correctamente y su resultado más destacable es que desde hace cuatro años no se ha producido ninguna muerte más de esta especie por esta causa, pero tenemos que seguir trabajando y estar coordinados para que evitar que pueda darse más casos”. Las últimas cuatro muertes de quebrantahuesos por envenenamiento se produjeron en 2008 en la Sierra de Castril.

Desde mayo de 2006 hasta la fecha se han liberado en Andalucía un total de 31 ejemplares de quebrantahuesos en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén) y en el Parque Natural de la Sierra de Castril (Granada). Aunque algunos ejemplares hacen grandes desplazamientos, el territorio más utilizado coincide con el entorno de la zona de suelta en estas sierras andaluzas.