Compartir

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha replicado a la Consejería de Educación que “no hay tiempo material” para acometer una reforma global de los estatutos del centro y que ello requiere, como mínimo, un año para plasmar esos cambios.

Así lo han manifestado fuentes de la UCM a raíz de la carta remitida a los profesores por parte de la directora general de Universidades e Investigación, Lorena Heras Sedano, donde afirmaba que aún existe plazo para que el Claustro acuerde la modificación de todos los artículos de los estatutos que deben adaptarse a la legislación vigente, tal y como ya han hecho todas las universidades públicas de Madrid.

En esa misiva, explicaba que se habían planteados reparos de legalidad al cambio parcial de los estatutos, que incluía los puntos relativos a la convocatoria de comicios a rector. Frente a ello, el rector José Carrillo avanzó que su actuación era correcta y que la Consejería había adoptado una decisión contraria a Derecho, por lo que reclamó en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) la suspensión cautelar de la decisión de la Comunidad de Madrid, que bloquea las elecciones.

Las fuentes consultadas detallan que “no hay tiempo material” para acometer toda la reforma de los estatutos antes de que expire el mandato del actual rector, que concluye el 3 de junio. En este punto, señalan que se necesitaría mínimo un año para validar todos los cambios en el Claustro y entiende que el proceso normal son dos años.

“Hacerlo antes sería entrar en el récord Guinness”, relatan las mismas fuentes para afirmar a continuación que, con ese escrito, la Consejería de Educación muestra que “no tiene mucho conocimiento” sobre cómo deben hacerse los nuevos estatutos, pues es un trámite que lleva “mucho tiempo”.

Insisten en que se presentó una reforma parcial para permitir la convocatoria de elecciones, dado que no fue posible aprobar por mayoría en 2014 un cambio global, y que existe el compromiso para que el nuevo rector complete la reforma.

Carrillo explicó ayer que “desgraciadamente” el proyecto global de estatutos sometido al claustro de 21 de mayo de 2014 “no pudo ser aprobado por no alcanzarse la mayoría absoluta de votos favorables que era necesaria”.

En consecuencia, volvió a llevar al Consejo de Gobierno una segunda reforma, esta vez “parcial, que se limitaba a los artículos sobre las elecciones, ante la inminencia del proceso electoral”. Dichos cambios fueron aprobados por el Claustro a finales de año.

Subrayó que la Comunidad de Madrid no emitió reparos a este cambio hasta mediados de febrero y entiende que la actitud de la Comunidad de Madrid tiene una motivación política.