Compartir

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El PP ha presentado una proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados en la que insta al Gobierno a impulsar acciones formativas dirigidas a todos los centros penitenciarios donde exista población reclusa femenina, con el fin de dotarla de los conocimientos necesarios para la prevención, identificación y rechazo de la violencia de género porque, según asegura, diversos estudios reflejan que el 80% de ellas sufrió esta lacra antes de ingresar en prisión.

Se trata de una iniciativa, que ha sido recogida por Europa Press, para su debate en la Comisión de Igualdad en la que resalta que varios estudios reflejan que “más del 80% de las mujeres presas han sido víctimas de violencia de género antes de su ingreso en prisión, en su familia de origen o en la adquirida en su relación sentimental”.

El PP indica que, según los datos de Instituciones Penitenciarias, en los últimos 30 años, las mujeres en las cárceles españolas han pasado de 480 (1983) a 5.117, en abril de 2014, suponiendo un 7,6 % del total de las personas encarceladas en la actualidad. “Por cada mujer reclusa hay, aproximadamente, once varones en prisión”, precisa.

Al mismo tiempo, recuerda que la ONU, en su informe 'Violencia y crisis entre muros' (2013), ha puesto de manifiesto que existe un fuerte vínculo entre la violencia contra la mujer y la encarcelación de las mismas, ya sea antes, durante o después de la reclusión.

“Es fundamental que las mujeres reclusas reciban formación de prevención, detección y rechazo del maltrato antes de salir de las cárceles, algo similar a lo que ocurre con los condenados por violencia de género, que reciben formación y reeducación para evitar que repitan conductas violentas contra las mujeres en posteriores relaciones”, defienden los 'populares'.

Según subraya, las reglas penitenciarias europeas, en su tercera versión aprobada por el Consejo de Europa el 11 de enero de 2006, destacan la importancia de respetar las necesidades físicas, profesionales, sociales y psicológicas de las mujeres que afecten a su encarcelamiento con una atención especial a las que hayan sido objeto de violencias psíquicas, mentales o sexuales.

“Tenemos que ser conscientes de que si queremos romper la cadena del maltrato es necesario invertir todos nuestros esfuerzos en acciones encaminadas a formar a la población para que pueda identificar la violencia de género desde sus primeras manifestaciones. Sólo de este modo caminaremos hacia una sociedad libre de violencia de género”, sentencia el PP en su iniciativa.