Compartir

La compañía obtiene del exterior el 84% de sus ingresos

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

ACS obtuvo un beneficio neto de 717 millones de euros en 2014, un 2,2% más, un avance sustentado por el negocio internacional, que compensó el efecto de los tipos de cambio y de las reestructuraciones de las filiales Hochtief y Leighton, que empezarán a dar resultados en 2015.

La compañía que preside Florentino Pérez logró del exterior el 84,3% de su cifra de negocio, que el pasado año se situó en 34.881 millones de euros, un 0,8% menos. El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, se situó en 2.466 millones de euros, un 12,9% menos, en ambos casos por efectos de los cambios de divisa.

La participación de control del 61% que ACS tiene en la constructora alemana Hochtief, que consolida globalmente en el grupo, aportó 211 millones de euros al beneficio de la compañía.

A cierre del pasado ejercicio, ACS soportaba un endeudamiento neto de 3.722 millones de euros, un 2,3% inferior a la del año precedente, fruto de la política de desinversiones y venta de activos no estratégicos llevada a cabo por la empresa.

En el marco de esta estrategia, la reciente salida a Bolsa de Saeta, la 'yieldco' con la que el grupo ha vendido parte de su negocio de energías renovables, le ha permitido suprimir deuda, que ya tenía desconsolidada, por 1.966 millones de euros, además de una reducción de deuda neta de balance de 506 millones.

“ESTABILIZACIÓN” DE LA CONSTRUCCIÓN EN ESPAÑA.

Por áreas de negocio, la tradicional de construcción aportó 25.820 millones de euros durante el pasado año, un 2,1% menos, por la venta de la australiana John Holland y otros activos. ACS destaca la “estabilización” que registra esta actividad en España, donde logra un crecimiento del 1,6%.

A la conclusión del pasado año, el grupo contaba con una cartera de contratos pendientes de ejecutar por valor de 45.135 millones de euros, un 3,7% superior a la de un año antes. El 93% de estos proyectos se sitúan en el exterior.

La rama industrial facturó 6.750 millones de euros, un 4,5% menos, por la disminución de la actividad en el mercado doméstico, fundamentalmente de construcción de plantas termosolares.

Por contra, la división de servicios medioambientales despuntó un 31,3% el pasado año, hasta sumar 2.338 millones de euros, tras incorporar a la filial Clece por consolidación global desde el pasado mes de julio.