Compartir

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La biología sexual puede ser la clave para descubrir por qué los mosquitos 'Anopheles' son únicos en su capacidad de transmitir la malaria a los seres humanos, según informan investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, en Estados Unidos, y la Universidad de Perugia, Italia, en un artículo que se publica en la edición digital de 'Science'.

A través del análisis de 16 genomas de 'Anopheles', encontraron que los rasgos reproductivos de estos mosquitos evolucionaron junto con su capacidad de transmitir el parásito 'Plasmodium' que causa la malaria. Estos hallazgos pueden proporcionar un nuevo objetivo para el control del paludismo, especialmente en las regiones más afectadas por la enfermedad.

“Nuestro estudio es el primero en revelar la dinámica evolutiva entre los sexos que parece ser responsable de la formación de la capacidad de los mosquitos 'Anopheles' para transmitir la malaria a los humanos”, afirma la autor principal Flaminia Catteruccia, profesora asociada de enfermedades inmunológicas e infecciosas en la Escuela Chan de Harvard y la Universidad de Perugia.

Los mosquitos 'Anopheles' son los únicos capaces de transmitir la malaria humana; pero las especies dentro de este género varían ampliamente en su capacidad para hacerlo, por razones que siguen siendo desconocidas. Los autores de este trabajo analizaron nueve especies de 'Anopheles' dispersas por el mundo, lo que permitió reconstruir la historia de la evolución de sus características reproductivas y la capacidad de transmitir la malaria.

Estos expertos encontraron que dos rasgos reproductivos masculinos clave en 'Anopheles' se adquirieron y evolucionaron juntos en el tiempo: la transferencia de eyaculación como una estructura en forma de varilla gelatinosa llamada la conexión de apareamiento y la capacidad de sintetizar una hormona esteroide contenida en dicho enchufe denominada 20-hidroxiecdisona (20E).

Los investigadores también demostraron que la evolución de estos rasgos masculinos condujo a adaptaciones recíprocas en hembras fuertemente vinculadas a la capacidad de los mosquitos para transmitir la malaria. Este estudio se suma a las anteriores conclusiones de este grupo de investigación que muestran que la transferencia sexual de 20E induce una serie de cambios dramáticos en la hembra, alterando fundamentalmente su fisiología y su comportamiento.

Estos cambios afectan a la reproducción de una hembra, longevidad y la respuesta inmune a los parásitos 'Plasmodium', todos ellos factores clave en la transmisión de la malaria. Las cuatro especies de mosquitos 'Anopheles' que transfieren grandes niveles de 20E son los principales vectores de la malaria procedentes de África e India, las regiones de mayor carga de la malaria.

Los resultados también pueden ser aplicables a los virus del dengue y del Nilo Occidental, que se transmiten por los mosquitos 'Culex' y 'Aedes', respectivamente. En estas especies, algunos aspectos de la biología reproductiva son similares a 'Anopheles'.

Al identificar los factores críticos para aumentar la capacidad de los mosquitos para transmitir la malaria, compuestos desarrollados para dirigirse específicamente a esos factores podrían incorporarse en las tecnologías de control de mosquitos existentes, aumentando su eficacia general.