Compartir

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, ha asegurado que la decisión de Antiviolencia de proponer el cierre parcial del Benito Villamarín “se encarrila perfectamente en lo que está ocurriendo en los últimos meses”, y considera que es “un reproche a la altura” de lo escuchado en contra de la exnovia del jugador del Betis Rubén Castro, que calificó de “extremadamente grave y completamente inaceptables”.

“La primera Comisión Antiviolencia tenía que dar la respuesta que merecen unas acciones tan reprobables. No hay ninguna justificación ni nada que pueda actuar incluso de atenuante. Actuaciones de ese tipo tienen que ser combatidas en cualquier ámbito de la sociedad, y el fútbol es uno más”, afirmó Cardenal en la presentación de la II Edición de 'Sport & Trops'.

En ese sentido, considera que “la decisión se encarrila en lo que está ocurriendo los últimos meses”, ya que considera que “los cánticos que se produjeron son extremadamente graves, completamente inaceptables, y deben recibir un reproche a la altura” como el cierre de la grada 'Gol Sur' del Benito Villamarín que se ha propuesto.

“Llevábamos mucho tiempo empeñados en que estos fenómenos de violencia verbal había que perseguirlos con más contundencia. A raíz de lo sucedido el 30 de noviembre ha habido una mayor concienciación en la sociedad, y creo que se está aprovechando de la forma correcta”, explicó Cardenal sobre la lucha contra la violencia.

Finalmente, el dirigente añadió que “en el deporte profesional hay que ser, incluso de una manera más singular todavía, ejemplares en este tipo de medidas”, y desechó las comparaciones con lo que se vive en Grecia, ya que considera que “se dan fenómenos que, por fortuna, están completamente erradicados en España”.