Compartir

La secretaria regional de Salud Laboral de CCOO, Raquel Payo, y su homóloga en UGT, Higinia García, han asegurado que es “evidente” que “hay un interés claro empresarial” de calificar los accidentes laborales como leves “para que no sean investigados en sus centros de trabajo”, de ahí que, según han asegurado, que el número de accidentes leves en Castilla-La Mancha sea “altísimo” frente a los graves, algo que “no ocurre en otras comunidades”.

Las representantes de CCOO y UGT han explicado que la calificación de los accidentes se revela en el parte de accidentes que rellena el empresario y sólo son los accidentes graves y mortales los que investiga la Inspección de Trabajo. Como ejemplo, han apuntado que hay empresarios que en un accidente que ocasiona la perdida de una o varias falanges de los trabajadores está siendo calificado como leve, algo que a su juicio “no lo es”.

En rueda de prensa y, según datos ofrecidos por la Comisión Regional de Seguridad y Salud correspondientes a 2014, el pasado año se produjo un incremento de casi un 5 por ciento en los accidentes totales en Castilla-La Mancha, con 19.261 accidentes durante 2014, de los cuales 19.088 fueron accidentes leves, 151 fueron graves y 22 fueron accidentes mortales.

Payo y García también han querido detenerse en los 22 accidentes mortales ocurridos el pasado año. De esos 22 fallecidos, 13 de ellos (59%) lo fueron por causas de tráfico -7 de ellos fueron desplazamientos dentro de la jornada laboral y 6 accidentes fueron 'in itinere'-, mientras que en 2013 este porcentaje fue del 32 por ciento, han concretado.

Si el aumento en Castilla-La Mancha en índice de incidencia es de un 4,7 por ciento, Albacete ha aumentado más de un 11 por ciento su tasa de accidentes y Cuenca lo ha hecho en más de un 9 por ciento, por tanto, han recalcado, “ambas provincias nos preocupan sobremanera”.

Es por ello que han exigido “poner cerco a la siniestralidad laboral” y para ello han demandado un mayor compromiso empresarial y de las administraciones en el cumplimiento de la norma de prevención de riesgos laborales, así como una mayor vigilancia y control en el cumplimiento de la ley por parte de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social.

Asimismo, han pedido a las empresas y a la administración que sitúen la prevención de los accidentes laborales de tráfico entre sus prioridades, impulsando que los planes de prevención de riesgos laborales contemplen planes de seguridad vial laboral.

Empleo precario y empeoramiento de las condiciones

También han puesto de relieve que “el aumento del empleo precario y el empeoramiento de las condiciones de trabajo propiciados por la reforma laboral es un gran factor de riesgo en el incremento de la siniestralidad laboral”.

“CCOO y UGT no hemos sido complacientes nunca con la siniestralidad laboral, no fuimos en los años de descenso, y no lo vamos a ser ahora, en un momento en el que la situación laboral en materia de siniestralidad ha cambiado de forma radical”, han avisado.

Asimismo, han afirmado que la falta de inversión tanto en equipos de trabajo como en medidas de salud y de seguridad por parte de los empresarios de Castilla-La Mancha han situado a las empresas de la región en una situación de “máxima debilidad” en materia preventiva, que “son los factores que están ocasionado este repunte en la siniestralidad”.

Sobre las enfermedades profesionales, han manifestado que “detrás de la infradeclaración de enfermedades profesionales está una importante descoordinación entre los servicios de prevención y las mutuas, pero también está un claro interés económico de las mutuas”.

Denuncia ante último accidente laboral en Los Navalmorales

De otro lado, el sindicato UGT ya ha presentado la denuncia ante la Inspección de Trabajo para que aclare la muerte la semana pasada de un trabajador de 59 años en la localidad de Los Navalmorales (Toledo).

La denuncia va acompañada de “un informe exhaustivo” de lo ocurrido con el fin de colaborar con la Inspección de Trabajo, ha informado la secretaria regional de Salud Laboral de UGT, Higinia García, al ser preguntada por este accidente laboral.

Según explicó en su día a Europa Press el secretario de Organización y Administración de la Federación de Metal, Construcción y Afines de UGT, Raúl Alguacil, el trabajador, afiliado a UGT, falleció tras caer desde una altura de cuatro metros mientras realizaba trabajos de mantenimiento con una escalera de mano en el Molino de Aceite FAIGES de Los Navalmorales.