lunes, 10 agosto 2020 8:08

Un estudio casi triplica los lugares en el genoma humano que albergan microARNs

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Según las bases de datos públicas, en la actualidad hay aproximadamente 1.900 localidades en el genoma humano que producen microARNs (miARNs), las pequeñas y poderosas moléculas no codificantes que regulan numerosos procesos celulares mediante la reducción de la abundancia de sus objetivos. Una nueva investigación publicada esta semana en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' añade aproximadamente 3.400 ubicaciones nuevas a esa lista.

Muchas de las moléculas de miARNs que se producen a partir de estos lugares recién descubiertos son específicas de tejidos y también relativas únicamente a los humanos. Los hallazgos de esta investigación tienen, según sus autores, grandes implicaciones para la investigación sobre cómo miARNs llevan a la enfermedad.

“Descubrimos muchos nuevos lugares en el genoma humano que producen miARNs. Nuestros hallazgos triplican el número de loci generadores de miARN que ahora se conocen”, afirma el líder del estudio, Isidoro Rigoutsos, director del Centro de Medicina Computacional de la Universidad Thomas Jefferson, en Estados Unidos. “Esta nueva colección ayudará a los investigadores a entender mejor las múltiples funciones que los miARNs juegan en diversos tejidos y enfermedades”, añade.

Durante casi tres años, el equipo recolectó y secuenció ARN de docenas de individuos sanos y enfermos. Las muestras procedían de páncreas, mama, plaquetas, sangre, próstata y cerebro. También añadió datos de dominio público disponibles llegando a más de 1.300 muestras analizadas en representación de 13 tipos de tejidos humanos. Sus análisis descubrieron 3.356 nuevas posiciones en el genoma humano que generan más de 3.700 miARNs no descritos previamente.

Para un puñado de los 13 tejidos estudiados, el equipo también tuvo acceso a la información que describe la asociación entre miARN con Argonauta, una proteína esencial miembro del complejo que permite miARN interactuar con sus objetivos. Estos expertos encontraron que el 45 por ciento de los miARNs recién descubiertos estaba asociado con Argonauta, una indicación más de que estas moléculas están implicadas en la regulación génica.

Una de las opciones clave del diseño fue no limitar la búsqueda a las secuencias genómicas conservadas, es decir, sólo a aquellas secuencias que son compartidas entre varios organismos. Los investigadores escanearon el genoma mucho más ampliamente.

“Los avances en la tecnología de secuenciación de los últimos años hacen que sea más fácil generar más datos, de más tejidos y hacerlo más rápido”, afirma el doctor Rigoutsos, quien también es investigador en el Centro de Cáncer Sidney Kimmel en Jefferson. De las nuevas moléculas, 56,7 son específicas de los seres humanos y la mayoría de ellas (94,4 por ciento) se encuentran solamente en los primates.

La especificidad tisular es otra característica importante de estos nuevos miARNs, lo que significa que estas moléculas están detrás de los acontecimientos moleculares presentes en un único tejido o en sólo unos pocos tejidos. Algunas de estas moléculas podría potencialmente resultar útiles como nuevos biomarcadores de enfermedades específicas de tejido.

Se espera que la especificidad de los tejidos y los primates de las nuevas moléculas tenga importantes implicaciones para los esfuerzos por comprender las causas de las enfermedades. Un primer paso en esa dirección requiere la identificación y validación de los objetivos para cada uno de estos 3.707 nuevos miARBs.

Artículos similares