martes, 29 septiembre 2020 23:06

IU propone usar un convenio compra compartida para el tratamiento de hepatitis C

El diputado nacional por IU y miembro de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, ha anunciado que desde su formación van a proponer “que se utilice el convenio europeo para compra compartida de fármacos entre países de la Unión Europea para la compra de los fármacos de hepatitis C”.

En rueda de prensa en Albacete, donde ha acudido para participar en una mesa redonda sobre la Ley de Seguridad Ciudadana, organizada por la UCLM y Jueces para la Democracia, ha manifestado que ese convenio, que se ha previsto “teóricamente” para vacunas, pero también contempla antivíricos y otros fármacos, IU quiere que sirva “para bajar el precio de los fármacos de la hepatitic C, que en estos momentos es desorbitado”.

Según Llamazare, el Gobierno no quiere gastar más de 125 millones de euros en la compra de este fármaco, por lo que ha defendido que IU considera que debe haber “otros mecanismos”, como la compra compartida de este fármaco con la UE “y también podría ser la licencia obligatoria para que se produzcan esos fármacos como genéricos”. El diputado ha dicho que no descartan “ninguna fórmula”.

Desmantelar código social

Por otro lado, Llamazares ha avanzado que este miércoles presentan 15 enmiendas a la Ley Antiterrorista a la que ha considerado “contradictoria con el fin de la reinserción”.

El diputado ha denunciado el impulso de un “código de seguridad” que intenta desmantelar “el código social, que era la forma de convivencia de los españoles a lo largo de la democracia hasta hoy”.

De este “código de seguridad” forman parte, ha concretado, la Ley de Seguridad Ciudadana, “que no es de seguridad ciudadana, sino de seguridad financiera o del Gobierno”, también el Código Penal, que se está debatiendo en el Congreso y que ha definido como “una segunda fase, para aquellos que presentan algún tipo de resistencia a la autoridad”, y también la Ley Antiterrorista.

Respecto a la Ley Antiterrirista, de la que ha dicho que “no solamente es la ley de la cadena perpetua”, ha criticado que no sólo es “contradictoria con el fin de la reinserción” sino que “considera terrorista a todo disidente”, incluyendo “las movilizaciones en la calle que alteren la paz social o medidas hasta ahora consideradas como parte de las movilizaciones pasarán a ser calificadas de terroristas”.

Pretenden usar “todas las artimañas” para que sea el año “del blindaje”

De otro lado, Llamazares ha afirmado que desde su formación quieren que este 2015 “sea el año del cambio” pero, ha añadido, “hay quien está dispuesto a utilizar todas las artimañas para que sea el año del blindaje”.

A preguntas de los periodistas sobre la situación de Castilla-La Mancha el diputado de IU ha insistido en que pretenden “blindar de forma legal o ilegal los poderes existentes, las políticas de recortes”.

Ante ello, ha señalado que harán “todo lo posible por que, a pesar de los blindajes, estos gobiernos sean también removidos y haya políticas y mayorías de izquierdas”.

A ese respecto, Gaspar Llamazares también se ha mostrado esperanzado de que el 2015 será un año “decisivo” y que “Grecia ayude al sur de Europa para acabar con la política de austeridad” que ha traído como consecuencia “un retroceso de años en las rentas y de décadas en las políticas sociales”.

Por eso, ha alegado, “no esperaremos a cambiar la política española a las elecciones generales”, sino que trabajarán para que esto se produzca ya en las autonómicas y municipales. Unos comicios que “deben servir para anticipar el cambio político general”, ha defendido.

Para Llamazares ese cambio político general “no es un cambio de siglas, sino de medidas” que hasta ahora han estado determinadas por los gobiernos y el sector financiero a medidas determinadas por la ciudadanía.

Por eso, “queremos entendernos con otros, sumarnos a otros, desde nuestra propia identidad” y para ello, las próximas elecciones “deben ser procesos de suma, de mezcla, pero no de disolución”. A ese respecto, Llamazares ha recordado que tienen sus propias ideas y quiere “aportarlas a esos marcos unitarios o de confluencia”

La situación en IU “se va a arreglar”

En otro orden, el diputado de ha manifestado, tras la salida de Tania Sánchez de la formación, que la situación de IU “se va a arreglar” para que Madrid sea “una aportación y no una dificultad” para esta coalición de izquierdas.

Llamazares ha señalado que la situación se arreglará “porque la Dirección Federal va a jugar su papel, un papel de mediación” para “recomponer” la organización de Madrid y que los candidatos sean “participados y consensuados”.

En cuanto a si la situación de IU en Madrid puede perjudicar los resultados de la formación en el resto de España, Gaspar Llamazares ha reiterado que “se va a arreglar” y para ello será útil la reunión que va a mantener la Presidencia y la posterior del Consejo Político.

Sobre la decisión de Sánchez, ha asegurado que le parece “un grave error”, que no justifica “en ningún caso”: “Creo que no hay ninguna justificación”, ha asegurado.

El diputado nacional ha afirmado que “no es verdad” que no exista contrapartida a la paz porque “la paz y la situación interna de una organización política se negocia, no se impone”.

Se ha “equivocado” al considerar que “su elección como candidata en Madrid la convertía prácticamente en determinante en Madrid” y ha puesto de manifiesto que “la modestia, además de la prudencia como decían los clásicos, es un valor en política”.

Irrupción de Podemos

Preguntado por cómo puede afectar a IU la irrupción de Podemos, el diputado nacional, en rueda de prensa en la sede de la formación en Albacete, ha considerado que ésta es, “en primer lugar, una buena noticia” porque supone que “el descontento ciudadano también aparece a través de una formación política”,

Pero, dicho esto, Llamazares ha “alertado” sobre “el monopolio de la indignación ciudadana”, defendiendo que “Podemos no es el representante” de la misma, “ni es el único representante del cambio” en España.

En este sentido, ha defendido que el cambio en España “o es plural y cuenta con IU, entre otros, o no será cambio, probablemente será recambio entre las fuerzas políticas mayoritarias” o que sea “un tripartito en vez de un bipartito, pero no será cambio”.

Ha admitido que ha habido “una parte de insuficiencia” por parte su formación para recoger esa indignación ciudadana pero “hay que tener en cuenta que la canalización de la indignación ciudadana a través del voto de IU es muy exigente”.

Según ha defendido, “no basta con decir que no ni con rechazar a todo lo anterior” sino que el programa de IU “significa comprometerse con un cambio en las instituciones y en la calle” y eso, ha dicho, es “exigente” y “hay gente que no está dispuesta a hacerlo”.

“Ocurrió en su momento con UPyD, ocurre en estos momentos con Ciudadanos y Podemos, hay un tipo de voto que quiere solamente trasladar el rechazo al sistema y lo que quiere IU no es sólo eso, sino sustituir el sistema por uno justo, solidario, participativo”, ha asegurado.