Compartir

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Los anticuerpos que protegen contra la gripe aviar H7N9, que surgió en China en 2013 y desató temores de una pandemia global, se han aislado en los individuos que recibieron vacunas contra la gripe estacional. Estos anticuerpos representan un pequeño porcentaje de la respuesta inmune total, pero parecen neutralizar ampliamente los virus H7 y representar nuevos objetivos prometedores para el desarrollo terapéutico contra una amplia gama de cepas de la gripe.

Así lo revelan científicos del Centro Médico de la Universidad de Chicago y la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí, ambos en Estados Unidos, en un artículo publicado este martes en 'Journal of Clinical Investigation'.

“Tenemos evidencia clara de que una respuesta inmune normal a la vacunación contra la gripe protege contra las cepas peligrosas y altamente singulares de la gripe H7N9. Ahora tenemos que desarrollar formas de amplificar esa respuesta”, dice el coautor Patrick Wilson, profesor asociado de Medicina en la Universidad de Chicago.

Con una tasa de mortalidad de alrededor del 30 por ciento, la gripe aviar A (H7N9) es extraordinariamente peligrosa para los seres humanos. Para buscar posibles terapias contra el virus, Wilson y sus colegas se centraron en las vacunas anuales contra la gripe estacional, que hace que el sistema inmune produzca anticuerpos –proteínas que se unen y neutralizan los invasores extraños– contra cepas comunes de la gripe.

Los investigadores estudiaron si las vacunas estacionales también llevan a la producción de anticuerpos contra las cepas de gripe raras y seleccionaron 83 anticuerpos aislados de 28 individuos vacunados que reaccionaron con H3N2, una cepa de la gripe humana común. Cuando los probaron, el 7 por ciento de estos anticuerpos reaccionó contra cepas H7 raras, a pesar de que las cepas H7 no se incluyeron en las vacunas que recibieron los sujetos.

De éstos, tres anticuerpos parecieron neutralizar completamente la gripe aviar H7N9. Para verificar sus hallazgos, el equipo trató a ratones con cada anticuerpo antes de exponerlos a una dosis letal del virus H7N9, lo que reveló que los tres anticuerpos previnieron la muerte de estos animales en comparación con los controles que murieron por la infección. Cuando los anticuerpos se ensayaron como un agente terapéutico y se administraron 24 horas después de la infección, los ratones quedaron de nuevo protegidos.

MÁS COMÚN DE LO QUE SE PENSABA

“Parece ser más común de lo que se pensaba anteriormente que los anticuerpos inducidos por la vacuna contra la gripe ofrecen protección cruzada contra la H7N9”, resume la autora del estudio, Carole Henry, becaria postdoctoral en la Universidad de Chicago. “A pesar de que no siempre son protectores, los anticuerpos reactivos contra H7 se pueden encontrar en casi todo el mundo que se ha vacunado”, añade.

Los investigadores también probaron la reactividad de tres anticuerpos frente a otros virus de la gripe y vieron que H3 y otras cepas H7 pueden ser neutralizadas también. Probablemente, esta amplia reactividad se debe al lugar en el virus de la gripe al que los anticuerpos se unen, regiones altamente conservadas que difieren poco entre las cepas.

La unión a estos sitios permite a los anticuerpos neutralizar una amplia gama de cepas de la gripe, a pesar de la capacidad notoria del virus para mutar y evadir las vacunas. Incluso, si se producen mutaciones en estas regiones conservadas, el equipo encontró que el virus fue significativamente menos infeccioso.

A pesar de la eficacia de estos anticuerpos, todavía no está claro por qué se producen en cantidades relativamente bajas. El equipo de investigadores de este estudio ahora está trabajando para comprender mejor este proceso y desarrollar enfoques terapéuticos basados en estos anticuerpos.

“El reto es aprovechar esta respuesta en una escala más grande para hacer vacunas o terapias que ofrezcan una amplia protección contra las cepas de gripe”, adelanta Wilson. “Por ahora, está claro que la vacunación contra la gripe estacional ofrece defensa contra más cepas que simplemente las comunes. Todo el mundo debe vacunarse”, sentencia.