Compartir

Los recientes ataques sobre Diffa han obligado a MSF a retirar temporalmente sus equipos de la zona

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido este viernes de que el aumento de la violencia de Boko Haram, tras los recientes ataques del grupo en el sureste de Níger, deja a la población de la zona en una preocupante situación humanitaria, sobre todo para los primeros desplazados de Diffa, junto a la frontera con Nigeria.

“La población de Diffa ha comenzado a huir y aún no sabemos claramente hacia dónde se han dirigido. Cientos de vehículos están abandonando la ciudad desde que comenzaron los ataques”, ha explicado el coordinador sobre el terreno de Médicos Sin Fronteras en Níger, Mohamed Morchid. Además ha insistido en que la mayor inquietud de la organización es “toda la gente que se está desplazando a otras zonas del país y la situación en la que se encuentran”.

Las autoridades de la localidad de Zinder, a 350 kilómetros de Diffa, han cifrado en alrededor de 4.000 los desplazados llegados en los últimos días.

A los primeros desplazados de Níger hay que sumarle los refugiados que han llegado desde Nigeria, todos huyendo de la violencia de Boko Haram, sin recursos y que han tenido que permanecer en la zona.

Los recientes ataques del grupo armado en la localidad de Diffa y el incremento de la inseguridad han obligado a MSF a retirar temporalmente sus equipos de la zona. “Nuestra intención es poder volver lo antes posible y ver hacia dónde se han desplazado todas estas personas, comprobar en qué condiciones están, e ir a buscarlos para darles la asistencia médica que necesitan”, explica Mohamed Morchid.

Los equipos de MSF se han reubicado en otras zonas del país y la organización está movilizando los recursos necesarios para volver a la zona. Desde diciembre de 2014, la ONG estaba asistiendo a los refugiados que huían de la violencia en Nigeria y dando respuesta a una epidemia de cólera con brotes tanto en Diffa como en Chatimari.

BOKO HARAM EN NÍGER

Desde el pasado fin de semana diferentes localidades del sur de Níger han sido objetivo de los ataques de Boko Haram, lo que ha llevado al Gobierno del país a lanzar una ofensiva contra el grupo armado.

Según ha denunciado la ONG, numerosas personas de la región de Bosso, en el sureste de Níger, han comenzado a huir a otras zonas y se están dirigiendo a áreas del interior, como Garoua, Kabaleua, Toumour o Yebi.

La ciudad de Diffa, en cuya área periférica trabajaban los equipos de MSF, se ha visto afectada por la última oleada de violencia. `La ONG ha podido documentar como el domingo 8 de febrero, la localidad despertó con un ataque bomba en un céntrico mercado conocido como 'mercado del pimiento' que provocó la muerte de una persona y numerosos heridos.

En este caso, MSF ha asegurado que algunas familias de los barrios periféricos al sur de la ciudad han empezado a abandonar sus casas para desplazarse a otros barrios más al norte, mientras que otras han optado por abandonar la localidad, aparentemente en dirección a Gouré, Guidimouni y Zinder.