Compartir

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Al menos un centenar de afectados convocados por la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAFHC) se han concentrado este viernes frente al Tribunal Supremo, donde han presentado su querella criminal contra el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y su antecesora en el cargo Ana Mato, así como contra la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

Los afectados les acusan de varios delitos como son omisión del deber de socorro, homicidio y lesiones, ya que, desde que en enero de 2014 la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) diera el visto bueno a uno de estos fármacos, el sofosbuvir –comercializado por Gilead como 'Sovaldi'– se han producido más de 4.000 fallecimientos de pacientes que se podrían haber beneficiado de su uso mientras otros muchos han visto cómo se agravaba su enfermedad.

Con gritos de “no son muertes, son asesinatos”, “sanidad pública” y “tratamiento para todos”, han reclamado justicia y pedido que se investigue porque restringe el acceso a los medicamentos de última generación que se han aprobado en España contra esta enfermedad y se “deja morir” a miles de pacientes.

“No sabemos las razones para no suministrar los medicamentos”, ha explicado a los medios Damian Caballero, el vicepresidente de esta plataforma, que desde hace meses se moviliza por conseguir que el tratamiento llegue a todos los pacientes.

La querella, que inicialmente iba a registrarse el pasado 12 de enero, fue aplazada para no coincidir con el recurso contencioso administrativo que registraba ese mismo día el Partido Socialista de Madrid (PSM) ante la Audiencia Nacional, que ha sido admitido a trámite este martes.

Desde entonces, la plataforma lleva registrando casos de pacientes a los que se ha prescrito alguno de estos medicamentos y siguen sin recibirlo, lo que está provocando un agravamiento de su enfermedad e incluso la muerte.