lunes, 21 septiembre 2020 11:04

El Consejo de Administración de ENRESA nombra presidente a Juan José Zaballa

El Consejo de Administración de ENRESA ha nombrado presidente a Juan José Zaballa, que sustituirá a Francisco Gil-Ortega, quien presentó su dimisión este lunes por “motivos personales”, según ha confirmado la empresa a Europa Press.

Zaballa era hasta este jueves director general de Paradores y se convierte en el quinto presidente de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos tras los mandatos de Francisco Gil-Ortega (2012-2015), Juan Manuel Kindelán (1985-1994), José Alejandro Pina (1994-1996 y 2004-2012) y Antonio Colino (1996-2004).

El nuevo presidente de la empresa estatal encargada de la gestión de los residuos nucleares de alta actividad y combustible gastado de las instalaciones radiactivas españolas, Juan José Zaballa, es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, Master en Administración de Empresas y Diploma de Estudios Avanzados.

Además, es técnico Comercial y Economista del Estado y ha ocupado diversos puestos en la Administración tanto en España como en el extranjero.

Según consta en su currículum, fue nombrado presidente-director General de la Compañía Española de Financiación del Desarrollo y posteriormente pasó al sector privado, donde gestionó dos fondos de capital-riesgo.

Asimismo, tiene experiencia académica ya que ha impartido y dirigido cursos de postgrado en materias de economía y administración de empresas en la Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Carlos III y la Universidad Rey Juan Carlos.

Zaballa sustituye en el cargo a Francisco Gil-Ortega, quien este martes presentó su dimisión “por razones personales” al vicepresidente del Consejo de Administración, Cayetano López, y al Ministerio de Industria, Economía y Turismo.

En el comunicado publicado por la empresa para comunicar su dimisión se indicaba que ésta se haría “efectiva transcurrido el plazo de preaviso previsto en el contrato mercantil del señor Gil-Ortega”, lo que podría haberse prolongado durante quince días. Sin embargo, el plazo no ha llegado a tres jornadas.

Tareas a afrontar

Zaballa tiene por delante proyectos como el desmantelamiento de la central nuclear de José Cabrera (Guadalajara), que este miércoles cumplió cinco años desde que comenzaron los trabajos y, sobre todo, el cometido de llevar a buen término el proyecto de almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad y combustible gastado.

Este proyecto, cuya ubicación, Villar de Cañas (Cuenca), fue elegida por el último Consejo de Ministros de 2011, está pendiente de las autorizaciones de emplazamiento y de construcción solicitadas al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Además, en este proceso, se deben licitar las obras, a las que aspiran ocho candidatos. Los contratos pendientes de adjudicar o adjudicados para el ATC suman un importe cercano a los 240 millones de euros.

El ATC almacenará un total de 12.816 metros cúbicos de material durante, al menos, 60 años, hasta que se encuentre una solución definitiva para albergar los residuos radiactivos.

Fuentes del Ministerio de Industria, Energía y Turismo han indicado a Europa Press, igual que este martes dijo la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría que el Gobierno actuará “teniendo muy presente” el informe del Consejo de Seguridad Nuclear.