Compartir

El secretario general regional y candidato del PSOE a la Presidencia de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha señalado hoy que le ley electoral de Cospedal, la última tras haberla cambiado previamente en el año 2012, sigue representando “un atropello democrático y un pucherazo”, pero ha advertido, no obstante, que “a los efectos electorales (para los comicios autonómicos del 24 mayo en nuestra tierra), va a dar igual, porque Cospedal va a perder también con esta Ley”.

García-Page se pronunciaba de esta manera esta mañana, a preguntas de los medios de comunicación, tras conocerse que el Tribunal Constitucional había desestimado el recurso del PSOE contra la ley que contempla que las próximas Cortes regionales estarán compuestas por 33 diputados.

Hay que recordar que esa es la segunda modificación de la normativa electoral llevada a cabo por Cospedal durante su mandato. Antes, en abril del año 2012, hizo lo contrario. Subió de 49 hasta 53 el número de diputados a elegir.

Page aseguraba que “el texto de la Ley va por un lado, y las intenciones de la ley van por otro”. Y llamaba la atención ante el hecho de que “Cospedal haya aprobado la reforma de un Estatuto de Autonomía por sus santas narices, sin hablar con nadie, sin consultar con nadie, sin dialogar con nadie. Esto no lo ha hecho en España ni Ibarretxe”.

Reconocía que “esto puede ser constitucional”, pero insistía en que “lo cierto y verdad es que un atropello democrático y un intento de pucherazo“.

De hecho, y antes de que se hiciera pública esta sentencia del Constitucional, el líder de los socialistas castellano-manchegos en una entrevista en 'Las mañanas de RNE', ha explicado que con el resultado que reflejan sus sondeos la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, “no sería gobierno”.

De hecho, ha anunciado que los sondeos internos del PSOE dan al partido como mayoritario en dos de las cinco provincias de la región y que “ahora mismo, con los movimientos que hay”, Ciudadanos y Podemos podrían terminar consiguiendo diputados.