Compartir

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganadores espera un buen funcionamiento de las ayudas a la promoción del vino en países fuera del ámbito de la Unión Europea (UE), pero ha lamentado que no se hayan puesto en marcha apoyos para la promoción también en estados miembros de la UE ni que se mecanismos para el cumplimiento de los pagos en los plazos previstos o el reparto equilibrado el valor añadido.

La Unión de Uniones ha comentado que el Plan Nacional de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASV) dispone de 50 millones de euros, de los que creen que “Castilla-La Mancha debería aspirar a consumir al menos la mitad”, según ha informado la propia Unión en nota de prensa.

Además, ha considerado que los datos de caída constante del consumo “tanto en España como en otros países del entorno comunitario, que son los principales clientes” deberían haber hecho que “se destinara una parte del presupuesto a informar a los consumidores de la identidad y calidad” de estos vinos.

Baja remuneración de la UVA

Por otra parte, Unión de Uniones ha criticado que los buenos resultados de exportación de los vinos “se sustenten en una baja remuneración de la uva, inferior incluso a los costes productivos”. Por ello, ha manifestado que el la Consejería de Agricultura debería “haber exigido a las empresas privadas beneficiarias de estos recursos públicos que justificasen documentalmente tanto el cumplimiento de la Ley de Mejora de Funcionamiento de la Cadena Alimentaria como la Ley contra la Morosidad”.

Asimismo, la organización ha opinado que “se debería haber otorgado mayor prioridad en las ayudas a las cooperativas a las empresas privadas que asuman los costes de producción de la uva como referencia para determinar el precio pagado a los proveedores”.