Compartir

El Tribunal de Cuentas ya ha elaborado el Informe de Fiscalización de Castilla-La Mancha relativo a 2012, que corresponde al primer año completo con el Gobierno del Partido Popular y que será el primer informe realizado tras la supresión de la Sindicatura de Cuentas de la región, y que será publicado este viernes, tal y como han asegurado a Europa Press desde este organismo.

Desde el Gobierno regional se ha recordado en nota de prensa que el Ejecutivo se comprometió a que el informe de fiscalización estuviera terminado a principios de 2015, al tiempo que el consejero del departamento de Comunidades Autónomas del Tribunal de Cuentas, Ángel Algarra, también hizo firme su compromiso de que el informe estuviera terminado en esa fecha.

Es por ello que desde la Junta agradecen la “celeridad y el riguroso trabajo” que ha llevado a cabo este Tribunal, “gracias a lo cual ha sido posible cumplir con el plazo”.

La Comunidad Autónoma ya ha recibido este mismo jueves este informe de manos del presidente del Tribunal, Ramón Álvarez de Miranda, y a juicio del Ejecutivo “queda patente que la supresión del Síndico autonómico no ha supuesto ningún retraso ni merma de control, sino todo lo contrario”, además de un ahorro de 1,6 millones de euros.

Mejoras y aspectos a corregir

Matizan desde el Gobierno regional que se trata de un “exhaustivo documento de más de 250 páginas y pone de manifiesto toda una serie de mejoras realizadas en la gestión durante el año 2012, así como determinados aspectos que deben corregirse y que en gran medida derivan de situaciones de cuentas de años anteriores”.

Muchos de estos aspectos, aseguran, “ya han sido corregidos en los años posteriores, y el Gobierno de Castilla-La Mancha confía en que así se refleje en los informes sucesivos”.

“Entre los puntos más destacables del informe del Tribunal de Cuentas destacan las extraordinarias medidas llevadas a cabo por el Gobierno de la presidenta Cospedal para corregir el grave problema de déficit público que arrastraba la Comunidad”, aseguran desde la Junta.

En el ámbito de la racionalización del sector público, el informe destaca, según el Ejecutivo de María Dolores de Cospedal, “la importante reducción de entes que se ha realizado en la comunidad autónoma”.

El Tribunal de Cuentas recoge también en su informe “algunas deficiencias sobre el sistema contable y financiero de carácter formal, que en la mayoría de los casos ya estaban presentes en las cuentas presentadas de ejercicios anteriores”, añade la nota de prensa.

“En muchos casos, esas deficiencias ya han sido corregidas o están en vías de corregirse, debiendo destacarse que la cuenta general y las cuentas individuales han sido presentadas en plazo, de acuerdo con los principios y normas contables definidos en los planes de contabilidad”, indican desde el Gobierno, afirmando además que el informe recoge “una serie de recomendaciones que serán convenientemente atendidas por el Gobierno de Castilla-La Mancha para mejorar los mecanismos de información y los sistemas contables”.