Compartir

WASHINGTON, 5 (Reuters/EP)

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha denunciado este jueves que Estado Islámico es un “culto de muerte brutal y despiadado” que está llevando a cabo “actos inenarrables de barbarie” en nombre de la religión.

Durante el tradicional Desayuno de la Oración en Washington, Obama ha dicho que los últimos actos de violencia en París, Pakistán, Siria y otros lugares del mundo demuestran que la fe y la religión pueden ser terjiversados para ser usados como armas.

El presidente ha afirmado que los milicianos de Estado Islámico, que esta semana publicaron un vídeo en el que queman vivo a un piloto jordano, están “aterrorizando a las minorías religiosas como los yazidíes, sometiendo a las mujeres a violaciones como arma de guerra y reivindicando el manto de la autoridad religiosa”, ha añadido.

Estados Unidos lidera una coalición internacional contra Estado Islámico, grupo yihadista que controla una amplia franja de territorio en Siria y el norte de Irak.