Compartir

PARÍS, 2 (Reuters/EP)

Nicolas Sarkozy, el expresidente que actualmente lidera la opositora UMP, ha recibido presiones este lunes de sus aliados y enemigos para que apoye a sus rivales socialistas en la segunda vuelta de una elección parcial para garantizar la derrota del Frente Nacional.

El partido de Marine Le Pen quedó en primera posición con el 32,6 por ciento de los votos en la primera vuelta para ocupar el escaño por la circunscripción de Le Doubs dejado vacante por Pierre Moscovici, el diputado socialista nombrado comisario europeo.

El candidato socialista quedó en segunda posición con el 28,9 por ciento de los votos, por delante del candidato de la UMP, por lo que el candidato del Frente Nacional se medirá al socialista el próximo domingo en segunda vuelta.

Los principales partidos franceses tradicionalmente han dejado de lado sus diferencias en el pasado para apoyarse entre sí cuando el candidato del otro tenía más opciones de derrotar al Frente Nacional en segundas vueltas. Pero, según la emisora Europe 1, Sarkozy, que ha dicho que quiere recuperar a los votantes de la UMP, está reacio a respaldar a ninguno de los candidatos en esta ocasión.

“El Frente Nacional desfiguraría Francia”, ha subrayado la vicepresidenta de la UMP, Nathalie Kosciusko-Morizet, en declaraciones a BFM TV, aclarando que ella está a favor de respaldar al candidato socialista.

Dirigentes socialistas también han pedido a Sarkozy que deje de lado la tradicional rivalidad política. “¿Por qué Nicolas Sarkozy no hace un llamamiento al voto? Porque quiere robar votos del Frente Nacional en las elecciones presidenciales” de 2017, ha opinado el secretario general de los socialistas, Jean-Christophe, en declaraciones en la cadena LCI.

“Pero ahora es el Frente Nacional el que está robando votos a la UMP. Pido a la UMP que asuma colectivamente sus responsabilidades”, ha añadido.

DECISIÓN MAÑANA

Está previsto que Sarkozy y otros dirigentes de la UMP tomen su decisión final en la reunión que mantendrá mañana la ejecutiva del partido. Algunos conservadores han reconocido que la vuelta de Sarkozy a la política a finales del año pasado no ha dado a la dividida UMP el respaldo que prometió. It is still unclear whether he or a rival will secure the party's ticket for the 2017 presidential election.

La popularidad del Partido Socialista ha mejorado después de la gestión del presidente francés, Francois Hollande, de los atentados islamistas del mes pasado que dejaron 17 muertos haya sido vista con buenos ojos por los ciudadanos. Pero sigue estando en una posición de debilidad de cara a las elecciones municipales y regionales de este año.

La pérdida del escaño en Doubs, un distrito industrial con una alta tasa de paro, debilitaría aún más su control en la Asamblea Nacional tras la deserción de uno de sus parlamentarios a la extrema izquierda el mes pasado les privara de una mayoría absoluta.