Quantcast

Marcos Eymar indaga en la pérdida de la lengua materna y la búsqueda de los orígenes en el thriller Hendaya

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El escritor Marcos Eymar emigró hace más de diez años a Francia, donde trabaja como profesor de español y de literatura en Órleans. Su experiencia con sus alumnos, el encuentro en los trenes con inmigrantes españoles que llegaron al país galo hace más de sesenta años y sus propias vivencias le llevaron a indagar sobre la lengua materna en la novela 'Hendaya' (Siruela).

Eymar describe esta narración como un “thriller lingüístico”, en el que los elementos de novela negra no encaminan al lector hacia las claves de un crimen, sino hacia la respuesta acerca de las lagunas y sombras en la vida del protagonista de esta historia, tal y como ha explicado el autor durante una entrevista concedida a Europa Press.

Jacques Munoz es el eje de esta historia, un hijo de una inmigrante española que, tras la muerte de su madre, comienza a estudiar español y acepta un trabajo ilegal que lo lleva a viajar en tren entre París y Madrid. “Está dividido entre dos países, dos lenguas y dos culturas y un día lleva a cabo una búsqueda obsesiva de una lengua y un pasado que su madre le negó”, ha dicho.

Como en toda novela, en 'Hendaya' se une “lo imaginario y lo biográfico”. “Los viajes que hace en tren de noche están inspirados en los viajes de mis primeros años en París. Allí encontraba a inmigrantes españoles de los años 50 y 60 que seguían fieles al tren, y me contaban historias que aparecen este relato”, cuenta.

En esta novela se percibe esa “angustia” que sienten los “expatriados” en países extranjeros y, en concreto, en el contexto francófono: “Hay un alejamiento de la lengua materna y un cierto miedo a perderla”.

Tal y como señala, “cada vez más frecuente” la situación en la que uno no vive en el lugar en el que nació y se siente “dividido” entre diferentes nacionalidades y lenguas, sin poder identificarse con un único lugar, una experiencia “importante” en la literatura contemporánea que también refleja esta novela.

NOVELA NEGRA: “MISTERIO EN EL PROPIO IDIOMA”

Marcos Eymar se sirve de la novela negra porque, tal y como admite, le permite crear mecanismos que “obligan al lector a seguir leyendo y avanzar hasta el final del misterio”, un esquema “muy poderoso” que se puede poner “al servicio de temáticas muy diferentes”.

En esta caso, la pregunta que obsesiona al protagonista es quién es, “un misterio que se encuentra en el propio idioma”, según explica el autor de 'Hendaya', por lo que esta obra se convierte en un ejemplo de novela negra “muy poco convencional”, en la que el lenguaje tiene un “papel fundamental”, alejado de la función “instrumental” al servicio de la acción de la novela de género al que el lector está más habituado.

Se trata de la primera novela de Eymar, con la que ha ganado el XVI Premio Vargas Llosa. Sin embargo, cuenta en su trayectoria con varios volúmenes de cuentos, un estilo narrativo “tan exigente y noble” como lo es la novela, según sus palabras, y del que ha notado su influencia en este texto: “No es muy extenso, tiene pocos personajes y cada elemento cuenta”.

Comentarios de Facebook