Compartir

Real Madrid-CAI Zaragoza, FC Barcelona-Valencia Basket, Unicaja-Bilbao Basket y FIATC Joventut-Herbalife Gran Canaria son los emparejamientos de la Copa del Rey de baloncesto, que se disputará en Las Palmas de Gran Canaria entre el 19 y 22 de febrero.

El Real Madrid defenderá título en el Gran Canaria Arena, donde no se podría enfrentar al Barcelona hasta una hipotética final, ya que, en caso de superar al CAI, el equipo blanco se mediría en semifinales con el ganador del Joventut-Herbalife. En la otra parte del cuadro, teóricamente más dura, el líder de la Liga Endesa, Unicaja, jugaría su semifinal contra el Barça, siempre que ambos se impongan a Bilbao y Valencia, respectivamente.

“No es un tópico decir que está competición es la más complicada y muy fastidiada de ganar, ya que tienes que estar a tope los tres días contra los mejores equipos de España”, reconoció durante el sorteo el máximo responsable del equipo blanco, Alberto Herreros. “Para nosotros ya es un éxito estar en la Copa con lo caro que está”, aclaraba el gerente del CAI, Jesús Aznar.

El equipo maño intentará sacarse la espina del año pasado en Málaga, donde fue apalizado por el Real Madrid (98-66) en las semifinales de Copa. El CAI tampoco ha podido competir esta temporada en el duelo liguero, cayendo con claridad en el Barclaycard Center en la novena jornada (89-71).

También volverán a encontrarse Barcelona y Valencia Basket, que se enfrentaron en la final de 2013 en Vitoria y en la semifinal del año pasado, en ambos casos con victoria azulgrana por 85-69 y 89-81, respectivamente. Además, protagonizaron una semifinal épica en la última Liga Endesa, resuelta a favor de los catalanes con una canasta 'in extremis' de Marcelinho Huertas en el quinto partido.

Tras arrebatarle al equipo 'taronja' al 'MVP' de aquella competición, Justin Doellman, el Barça aspira a perpetuar la racha positiva ante su rival. “Tenemos la experiencia contra ellos de jugar un 'play-off' muy interesante la temporada pasada. Tirando de tópico, es el peor rival que nos podía tocar”, lamentó el directo deportivo azulgrana, Joan Creus.

Por su parte, el director de Comunicación y Marketing del Valencia Basket, Jesús Villarreal, aseguró que “ya se sabe quién es el favorito”, en referencia a su rival. “Este año está todavía más reforzado con algún jugador que han 'pescado' en nuestro club. Pero tenemos gen competitivo y muchísima ilusión por esta Copa”, avisó.

LA CANDIDATURA DEL UNICAJA Y LA 'MALDICIÓN' DEL ANFITRIÓN.

Una “espinita clavada” con la Copa tiene el Unicaja, tal y como reconoció el secretario técnico del club, Carlos Jiménez. El líder de la Liga Endesa, eliminado el año pasado en cuartos por el CAI en su Martín Carpena, aspira a lograr su segundo título coincidiendo con el décimo aniversario de su única Copa conquistada.

“Ayer nos enfrentamos y por supuesto máximo respeto, tenemos una gran prueba por delante”, añadió Jiménez, un día después de que su equipo se impusiera al Bilbao Basket (86-74) en el cierre de la primera vuelta. “Les dimos una ventaja para que se confíen”, replicó con humor el presidente del club vasco, Xabier Davalillo, quien llamó a “disfrutar tras un inicio tan difícil” por los problemas económicos.

Después de cuatro años de ausencia, el FIATC Joventut ha vuelto a la Copa y con el valor añadido de ser cabeza de serie, aunque el bombo le ha asegurado un ambiente adverso, ya que se medirá con el Herbalife, que tiene el enorme reto de vencer la tradicional 'maldición' del anfitrión.

“Era el rival que queríamos que nos tocase, el mejor. Nuestro premio es estar aquí, da igual quien toque, todos los rivales son difíciles y nadie ha destacado sobre otro para ser favorito”, analizó el presidente del club verdinegro, Jordi Villacampa.

El Coordinador Deportivo e Institucional del club canario, Juan Ramón Marrero, reconoció que es un motivo de satisfacción y orgullo ser uno de los habituales de la Copa del Rey”. “Estamos encantados de estar aquí y como uno de los ocho equipos clasificados deportivamente. Esperamos llegar en la mejor forma física y deportiva a este evento”, apuntó el directivo del Herbalife, equipo que esta temporada sucumbió en Badalona (81-79) en la décima jornada liguera.