Compartir

El sindicato STE ha denunciado el “recorte” en un 30 por ciento de la dotación presupuestaria de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha en la última legislatura, así como la rebaja de 700 euros en las becas universitarias desde el año 2009 al 2013.

En nota de prensa, STE ha afirmado que Castilla-La Mancha “es la región donde más disminuyó la inversión en educación con una rebaja del 20 por ciento entre 2009 y 2012”, según datos del Ministerio de Educación.

Respecto a las becas universitarias, ha apuntado que la dotación media que recibe cada universitario becado “ha pasado de ser de casi 3.000 euros en 2009 a unos 2.300 en 2013”.

Del mismo modo, el sindicato ha denunciado “los despidos directos de más de 5.000 compañeros interinos docentes” y se ha referido a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ-CM) que obliga a la Junta a readmitir a casi 400 interinos despedidos en verano de 2012.

En este sentido, ha dicho que “hay puestos en centros educativos que van a suprimir” como el de un educador social en el Instituto de Motilla del Palancar (Cuenca), “alegando que estas tareas pueden ser asumidas por el equipo directivo y los tutores del centro”.

También ha puesto el ejemplo de supresión de once plazas de auxiliar administrativo, lo que provocará que haya centros donde desaparezca todo el personal laboral, como el Colegio 'La Constitución' de Illescas (Toledo), o centros con horario de mañana y tarde que solo tendrán una persona para estas tareas, como la Escuela de Artes de Cuenca.

O centros donde se eliminarán dos plazas de auxiliar, como en el Instituto 'Antonio Landi' de Méntrida (Toledo).

“Un recorte en el presupuesto de Educación de un 30 por ciento conlleva dejar sin futuro a miles de castellanomanchegos”, ha expuesto STE, que ha recordado que Castilla-La Mancha es una de las comunidades con menos industrias del país, lo que “implica índices de desempleo mayores”.

Para este sindicato, “invertir en educación es la única garantía de revertir estos datos y apostar por una formación de calidad”, abriendo “el camino de la investigación y poder contar con trabajadores bien formados”.

Por ello, STE ha exigido al Gobierno regional que apueste por una educación pública de calidad como garantía de la construcción de una sociedad “justa y equitativa, que deje de ahondar en las diferencias sociales”.