Compartir

Un 2+1 del balear en el último suspiro sentencia al Baskonia

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Real Madrid se ha llevado la victoria (75-74) este domingo en la última jugada del encuentro correspondiente a la jornada 16 de la Liga Endesa, ante un Laboral Kutxa que dominó el choque en todo momento pero que con la derrota dice adiós a la Copa del Rey de Gran Canaria 2015, mientras que los blancos se quedan a una sola victoria del líder Unicaja.

A pesar de la buena actuación que ofrecieron los madrileños en la pasada jornada de la Euroliga, imponiéndose al Galatasaray con claridad (93-78), este domingo volvieron a subirse a la montaña rusa en la que llevan viajando lo que va de temporada y se llevaron una victoria pese al juego gris que desplegaron sobre el parqué. Tan sólo Llull, que terminó siendo el héroe de los suyos, ofreció una buena imagen y permitió que el Madrid sumara su duodécima victoria en Liga, a tan sólo una del líder, el Unicaja, que perdió (114-110) este domingo ante el FC Barcelona.

Enfrente, un Laboral Kutxa que no le perdió la cara al encuentro hasta los últimos segundos, en los que una serie de desafortunadas acciones le llevaron a verse por debajo al final del partido. Pese a los buenos minutos de Kim Tillie y Fabien Causeur, con 17 y 19 de valoración respectivamente, los de Vitoria no fueron capaces de superar al Madrid y seguir optando a la Copa del Rey, competición a la que no faltaban desde la temporada 1996-97.

Los primeros compases demostraron la falta de continuidad que lleva arrastrando el Madrid desde las primeras jornadas. El arranque prometedor encabezado por un gran Felipe Reyes parecía denotar un partido sencillo para los blancos. Pero nada más lejos de la realidad. Los vascos comenzaron a llevar el mando del encuentro y cerraron el primer cuarto con un triple sobre la bocina de Davis Bertans que les daba la ventaja (17-18).

En los siguientes diez minutos los de Ibon Navarro sacaron su mejor versión para aferrarse al último tren de Copa. El lanzamiento exterior de San Emeterio y el poderío en la pintura de Colton Iverson fueron diluyendo a un Madrid que no supo encontrar respuestas en ataque. Llegados al ecuador, el Baskonia se marchó a vestuarios con ocho puntos de ventaja (37-45), habiendo tenido una renta de once puntos en algunos tramos del segundo acto.

La salida de vestuarios trajo la versión más desatada de Sergio Llull. El base balear, suplente en el partido de hoy y con unos malos minutos en la primera mitad, se entonó en el tercer cuarto. Sin embargo, la buena imagen del madridista no estuvo acompañada por el resto de jugadores blancos y el Laboral Kutxa, muy serio en labores defensivas, mantuvo una ligera ventaja para afrontar los últimos minutos (57-63).

El Madrid, con la ley del mínimo esfuerzo, consiguió reducir diferencias al máximo y entró en la recta final con serias opciones de llevarse la victoria. Los últimos minutos fueron una consecución de malas jugadas entre las que tan sólo una destacó y valió para darle la victoria a los madrileños.

Sería Llull -17 puntos- para cerrar una actuación de menos a más quien, a falta de 9 segundos, quien rompiera las rodillas a su ex compañero Mirza Begic para lograr un dos más uno que ponía a su equipo por delante (75-74) con 3 segundos por disputarse. La última posesión la desaprovecharía el Baskonia perdiendo el balón nada más sacar y quedándose sin billete para Las Palmas.

FICHA TÉCNICA.

–RESULTADO: REAL MADRID, 75 – LABORAL KUTXA, 74 (37-45, al descanso).

–EQUIPOS.

REAL MADRID: Campazzo (2), Rivers (2), Rudy Fernández (7), Reyes (12) y Ayón (5) –cinco inicial–; Llull (17), Nocioni (13), Rodríguez (5), Carroll (6), Mejri (6) y Bourousis (-).

LABORAL KUTXA: James (1), Causeur (12), Shengelia (8), Bertans (10) y Begic (8) — cinco inicual–; Adams (-), Iverson (10), San Emeterio (12), Tillie (11) y Hansbrough (2).

–PARCIALES: 17-18, 20-27, 20-18, 18-11.

–ÁRBITROS: Arteaga, Araña y Aliaga. Eliminado por faltas Bourousis en el Madrid.

–PABELLÓN: Palacio de los Deportes. 10.155 espectadores.