Compartir

El Sindicato de Enfermería, SATSE Castilla-La Mancha, ha denunciado el cierre de 305 camas en los Hospitales de Castilla-La Mancha durante las fiestas de Navidad, desde el 19 de diciembre y hasta después de Reyes.

Según informa SATSE en un comunicado, “se trata de una medida injustificada que obedece a criterios económicos, puesto que no se tienen en cuenta las necesidades asistenciales y únicamente se persigue no sustituir a los profesionales durante los días de vacaciones”, tal y como señala el secretario general de SATSE Castilla-La Mancha, Alejandro Laguna.

Tal y como explica el sindicato de enfermería, por provincias, en los hospitales de Albacete cerrarán 68 camas (56 en el Complejo Hospitalario de Albacete y 12 en el hospital de Hellín); 126 camas cerrarán en los hospitales de la provincia de Ciudad Real (58 camas en el Hospital General de Ciudad Real; 27 en el hospital Mancha Centro de Alcázar; 25 en el hospital de Manzanares); 30 camas en el Hospital de Guadalajara y 98 en los hospitales de la provincia de Toledo (52 en el Hospital Nacional de Parapléjicos; 22 camas en el Hospital Provincial y 24 en el Hospital del Valle).

SATSE asegura que el cierre de estas 305 camas se suma a las 445 que se han cerrado de forma permanente en los hospitales de Castilla-La Mancha tras el verano, como es el caso del Complejo Hospitalario de Albacete que tiene cerradas 78 camas; 100 camas hay cerradas en los hospitales de la provincia de Ciudad Real; 35 camas en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca desde 2012; las 68 camas que permanecen cerradas en el Hospital de Guadalajara y 164 camas desde verano también hay cerradas en los hospitales de la provincia de Toledo, lo que pone de manifiesto el continuo deterioro de la asistencia en los hospitales de la región.

Para SATSE el cierre de camas se debe “al hecho de que no se quiere sustituir a los profesionales sanitarios, sobre todo a los profesionales de enfermería, durante los días de la Navidad y con ello lo que se persigue realmente es dejar de contratar a los profesionales necesarios para la atención adecuada de los pacientes. Desde el SESCAM, además, se opta por anular la actividad programada en los centros hospitalarios, con lo que también habrá un aumento de las listas de espera, ya de por sí muy elevadas”, denuncia el sindicato.

Por ello, continúa señalando que esta medida “provocará, como ha venido ocurriendo en años anteriores, que se produzcan colapsos en los servicios de Urgencias al no haber camas disponibles en los centros, con lo que volverán a repetirse las imágenes de pacientes en camillas en los pasillos de urgencias. De hecho, ya ha ocurrido en las Urgencias del Hospital de Puertollano este pasado fin de semana, donde este lunes tuvieron que reabrir 16 camas que habían cerrado durante la Navidad”.

SATSE también denuncia “la situación de sobrecarga laboral de los profesionales de enfermería, ante la nula contratación que se está produciendo. No se está realizando ninguna sustitución cuando un profesional tiene que ausentarse de su puesto de trabajo por cualquier asunto familiar, por enfermedad o en vacaciones como es el caso en estos días”, ha indicado Alejandro Laguna.

Desde SATSE se recuerda que la disminución del personal sanitario supone, tal y como ponen de manifiesto numerosos estudios científicos, un aumento de la probabilidad de morbimortalidad de la población afectada. Esos estudios concluyen que el aumento de las plantillas de enfermería de los centros incide positivamente en la sostenibilidad del sistema sanitario, puesto que ha quedado demostrado el efecto de sus cuidados en la reducción de la morbimortalidad y por tanto de los costes sanitarios.